Néstor Molina listo para el cuarto de la serie

Roger Ortiz | Foto: Luis Salazar |

El serpentinero Néstor Molina se encuentra listo para el cuarto de la gran final entre Cardenales de Lara y Caribes de Anzoátegui que se efectuará desde las 7.00pm en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel de Puerto La Cruz.

El tirador contó con una mala actuación en la primera parte de la ronda regular y luego emparejó las cosas para ganarse la confianza del mánager José Moreno. De hecho, el derecho salió del roster en la campaña regular algunos días, tras sus malas actuaciones.

Molina es uno de los líderes en el clubhouse y volvió con un gran desempeño en el mes de diciembre para ganarse el derecho de ser el cuatro abridor en los playoffs de los alados. En la postemporada realizó una buena presentación ante las Águilas del Zulia y contra los Navegantes del Magallanes fue castigado en el cuarto de la semifinal.

El escopetero le corresponderá fajarse ante los indígenas en un parque amigable para los bateadores “Estoy concentrado en mi salida y mantener la bola baja. Creo que es importante atacar la zona strike para de esta forma no meterme debajo en la cuenta”, dijo el lanzador. “Ellos tienen una gran ofensiva pero tengo confianza en hacer el trabajo.

Estoy enfocado en que brindar una buena presentación para el equipo”. Es la segunda final para Molina, quien el año anterior estuvo en la rotación contras las Águilas del Zulia. En una presentación realizada en Maracaibo lanzó por 3.1 tramos con cuatro carreras limpias permitidas. “Eso fue el año pasado y ya pasó. No pienso en eso porque perdimos y ya estamos mentalizados en esta final. Tenemos un gran equipo para conseguir el objetivo ante nuestro rival”.

El jugador destacó la unión del equipo en esta instancia en la que buscan cortar la racha de 17 años sin quedarse con un cetro. “Mira hay mucha unión todos estamos en la misma página. Eso es importante y aquí estamos de frente por lo que intentaremos completar lo que no pudimos hacer el año anterior”.

Inspiración

Molina resaltó que la segunda conquista de los crepusculares fue vital para retomar la confianza. “Ese segundo juego era importante ganarlo y pudimos cumplir. Los muchachos luego de la derrota pudieron sacar la mejor parte. Hay algo que es importante y el carácter de este club”.

El pitcher se encuentra en su sexta zafra en la pelota rentada nacional y gracias a su buen trabajo de este año consiguió contrato de liga menor con los Cardenales de San Luis. “De verdad estoy muy contento de conseguir ese contrato al conseguir una nueva oportunidad de estar en las Mayores. Me siento muy contento por eso porque no ha sido fácil pero se ha logrado y queda de mi parte poder subir. Espero poder llegar y hacer el trabajo en las menores para cumplir mi sueño”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios