Noche de etiqueta para Cardenales, por Alfonso Saer

Alfonso Saer | Luis Salazar |

A ritmo imperturbable marcha Cardenales. Treinta y dos triunfos lo colocan con la clasificación asegurada. Pitcheo, ofensiva y gran trabajo al campo le siguen funcionando rumbo a una temporada estelar. Raúl Rivero tuvo otra noche de etiqueta. Cinco tramos en blanco y diecinueve seguidos en total, bajando su efectividad a 1.83. Otra vez en labor eficaz y determinante. Dos hits, un boleto entregado y no fue más allá de ese quinteto de episodios porque un problema en las torres del alumbrado detuvo el juego 54 minutos. El lanzador cumanés marcha camino de o obtener otro lauro como pitcher del año y ahora mismo ostenta la triple corona en el circuito. Detrás suyo no hubo menos en la retaguardia. Dorante repartió los otros cuatro capítulos entre siete lanzadores, aprovechando una amplia ventaja de seis anotaciones. Cuando ganaba 6-0 en el noveno un error de Vargas lanzando Yoervis medina permitió las únicas dos marcas de los Tiburones. Tiago da Silva pensaba estar de asueto pero fue llamado para sacarle una rola de doble play a Yonathan Daza, liquidando el partido. El resto de la música la puso nuevamente el ataque. Una docena de hits, tronando al menos uno en cada entrada. Conectar más de una decena en los partidos recientes se ha hecho costumbre en un club que se da el lujo de alinear a Ravelo y Piña en la parte más baja de la nómina. El recuperado utility cubano despachó tres indiscutibles y el encendido Jairo Pérez se embasó en trío de oportunidades. No faltó un disparo de Jesús Montero a las grandes del center-left para despegarse 6-0. Cardenales sigue rematando de manera impresionante, juntando los departamentos básicos del juego para tratar de conquistar el primer lugar y los beneficios que ello brinda. Es probable que Luis Valbuena reaparezca mañana, dándole mayor impacto a una artillería que viene avasallando los diferentes cuerpos de tiradores rivales. Diez mil personas disfrutaron el espectáculo en un alegre Antonio herrera Gutiérrez. Esta noche será el segundo de la serie con Jorge Martínez buscando el pase matemático, algo que sirve sólo para alimentar los juegos de números.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios