Un título para la historia

Carlos José Méndez | Foto: Luis Salazar/Archivo |

En China, a miles de kilómetros y a 12 horas de diferencia horario, el barinés Yonnatta Monsalve escribió un capítulo imborrable, marcado con letras doradas, dentro de la historia del pedalismo nacional. No había registro de latinoamericano alguno como vencedor en la Vuelta al Lago de Qinghai, hasta la aparición del corredor criollo de 28 años, quien dominó la edición de 2017, con categoría y despliegue de condiciones, tras sostener la camiseta de líder durante la última media docena de jornadas.

Monsalve logró la corona como parte del equipo Qinghai Yianyoude Cycling Team, que hacía las veces de anfitrión y por primera vez en su corta historia gana la prueba estelar de su localidad sede. Su tiempo global fue de 41 horas, 19 minutos y 30 segundos para las 12 porciones disputadas, sin olvidar que una de las fracciones, la número 11 y considerada la de mayor dureza por tener pautado un recorrido de 244 kilómetros y dos puertos montañosos en el camino, no se concluyó -suspendida al kilómetro 162- por las malas condiciones atmosféricas, ante lo cual la organización prefirió resguardar la integridad física de los pedalistas, antes que terminar el segmento.

El oriundo de Barinitas, olímpico por Venezuela en los Juegos de Rio 2016, superó en la tabla general al colombiano Mauricio Ortega, con diferencia de 20 segundos, y al alemán Bjorn Thurau, con ventaja de 24 fracciones. De alguna manera, la suspensión de la mencionada jornada once jugó a favor del venezolano, porque bregaba con un escarabajo Ortega que amenazaba con desplegar sus alas en el terreno montañoso para tratar de rebanar su veintena de segundos, algo que no ocurrió y que, además, provocó que las dos últimas fracciones, sin dificultades montañosas, fuesen un auténtico trámite, habida cuenta del “pacto de no agresión” sellado previamente entre Monsalve y Ortega.

Monsalve, que tomó la casaca de líder durante la sexta fecha y la mantuvo hasta la pedaleada final, logró así lo que no pudieron en ediciones precedentes los colombianos Giovanny Báez y Francisco Colorado -este último ganador de etapas en Vuelta al Táchira- quienes pisaron el podio al ubicarse terceros en los años 2012 y 2015, aunque sin levantar el trofeo de campeón como sí lo hizo el venezolano, primero de esta parte del mundo en hacerlo.

“Estoy muy contento con la victoria, fue una carrera difícil y no podría haberlo hecho sin mi equipo”, soltó el llanero, quien coincidencialmente por esta misma época, el año pasado, hacía suyo el título de la Vuelta a Venezuela.

No es para Monsalve un logro inédito ser campeón en tierras asiáticas, porque años atrás, en 2011, cuando comenzaba su carrera profesional en Europa, de la mano del Androni de Gianni Savio, endosó la corona del Tour de Langkawi, delante del ya retirado colombiano Libardo Niño, a quien aventajó por cinco segundos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios