Venezuela saca la cara por Latinoamérica

Sala de Redacción | Foto: Archivo |

El Mundial de atletismo de Londres pasó el ecuador de la competición con una gran primera mitad para Latinoamérica, sobre todo gracias a la enorme actuación de Venezuela, con las dos primeras medallas de su historia, pero el resto de países de la zona no ha podido seguir su estela.

El espectacular oro de Yulimar Rojas en triple salto y el sorprendente bronce de Robeilys Peinado en el salto con garrocha desataron la euforia. La juventud de ambas (21 y 19 años) hacen prever además un gran futuro para el atletismo venezolano. Las otras dos medallas para Latinoamérica en la primera mitad del Mundial tuvieron un sabor agridulce. La colombiana Caterine Ibargüen se esforzaba tras la final del triple salto en mantener su sempiterna sonrisa, aunque en el aire flotaba una sensación de cambio de ciclo.

Ibargüen fue intocable desde su plata olímpica de 2012, encadenando oros en los Mundiales de Moscú-2013 y Pekín-2015, además del título olímpico de Rio-2016. Pero esta vez, a sus 33 años, se vio superada en la final de Londres por la joven nueva estrella de la competición, de apenas 21 años. La otra medallista latinoamericana se quedó más triste que contenta con su bronce: Yarisley Silva, que fue campeona en el Mundial de Pekín-2015, tuvo un tercer puesto que le supo a poco.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios