Vinotinto sub20: Cita con la gloria

Carlos José Méndez | Foto: AP |

Llegó el gran momento para la selección sub20 de Venezuela. El objetivo por el cual ha trabajado desde hace meses, la clasificación al Mundial de Corea del Sur, puede darse este miércoles en horas de la noche (7.15), en el estadio Atahualpa de Quito, si logra vencer a Uruguay -tarea nada fácil- y liga un revés de Argentina en la batalla que debe librar con Brasil, en el partido de fondo de la crucial jornada.

Tres fechas se han jugado del hexagonal final correspondiente al Suramericano de Ecuador y solo un elenco, el uruguayo, precisamente el escollo vinotinto para la fecha de turno, tiene boleto seguro de cara a la magna cita de la categoría. Los otros tres cupos disponibles se lo disputan los restantes cinco equipos que participan en la fase final, aunque Colombia tiene sus opciones muy reducidas.

Uruguay manda con nueve puntos, seguido de Ecuador, Venezuela y Brasil con cuatro. Más atrás aparecen Argentina con tres y Colombia con uno. Un triunfo vinotinto le haría llegar a siete contables y se haría inalcanzable para la albiceleste, en caso de que esta última ruede en su choque con la “verdeamarelha”, además de que Colombia pierda o empate con Ecuador.

La tropa vinotinto viene de un amargo careo contra Brasil, tras recibir un gol en los minutos finales que le condenó a su primera derrota del certamen, cuando parecía tener un valioso punto embolsillado. Aquel desafío terminó con los criollos de ánimos alterados, entre constantes reclamos a la terna arbitral, situación que dejó el lamentable saldo de dos vinotintos expulsados, lo mismo que el técnico Rafael Dudamel y el preparador de porteros Vicente Rosales.

El lateral izquierdo Eduin Quero y el mediocampista ofensivo Heber García recibieron tarjeta roja en los momentos culminantes del encuentro, cuando encararon al colegiado Diego Haro para cuestionarle por algunas de sus decisiones, y dejaron un par de “huecos” en el esquema del técnico Rafael Dudamel. Antes de eso, la oncena criolla ya había perdido para el cotejo ante los charrúas al capitán Yangel Herrera por acumulación de tarjetas.

De los tres, solo Quero y Herrera salieron como titulares en el anterior compromiso. Quiere decir que son dos los cambios que hará el técnico Dudamel para el compromiso. El sustituto para Quero sería Sandro Notaroberto, marcador de punta por la izquierda que acumula buena carga de experiencia toda vez que fue titular con el Zulia en la pasada campaña del balompié nacional, mientras que Luis Ruiz tomaría el lugar de Herrera, con mayor énfasis en labores defensivas, porque no tiene tantas virtudes en ataque como el ahora jugador del Manchester City.

Una interrogante clara tiene que ver con la propuesta del entrenador Dudamel, quien ejercerá mando desde las gradas. Su característica a lo largo del torneo ha sido darle prioridad al entramado defensivo, asegurarse de que haya orden y seguridad atrás, para luego ver mediante cuál camino intenta hacer daño en ataque. Eso tiende a conducir a Venezuela a mostrarse como un escuadrón muy defensivo, que suele permitir pocas libertades en su trinchera, pero tampoco tiene mayor profundidad en el otro costado, pese al talento de Yeferson Soteldo, un “llanero solitario” frente al “ejército” de jugadores en el bando contrario con el cual brega en cada presentación.

Contra Uruguay, al que ya enfrentó en la fase de grupos, específicamente en la primera jornada, con empate sin goles en el registro, debe tomar las precauciones del caso, claro está, pero también es perentorio tener un toque mayor de ambición, urgido de tomar el boleto mundialista de una vez por todas y llegar a la última fecha contra Argentina sin nerviosismo y angustia.

Es, pues, una cita con la gloria. Ojalá que haya atrevimiento, deseo de ir al frente, y no meterse atrás como ha sido en los recientes careos, para cambiar el sufrimiento y la impotencia del juego anterior, por la alegría y la satisfacción.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios