Aun cuando el país se viene abajo no hay tiempo para el pesimismo

Juan B. Salas | Archivo |

Tras expresar que el país se viene abajo, que existe un desabastecimiento generalizado, inseguridad, corrupción, cierre de empresas, descapitalización y la inflación más alta del mundo, hay empresarios que invierten en sus empresas y se están ocupando de su personal; instituciones resistiendo y construyendo una visión a futuro y emprendedores tratando de abrirse paso.

Carlos Larrazábal González, primer vicepresidente de Fedecámaras, resumió de esta manera la actual situación venezolana, al hacer pública su postulación al cargo de presidente del máximo organismo empresarial del país, en el marco de la reunión de directorio de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) realizada a comienzos de esta semana, en la sede de la organización que agrupa en su seno a las empresas del sector manufacturero nacional.

No obstante, apuesta a que esta crisis puede y debe revertirse en el corto plazo. A su modo de ver, “no hay tiempo para el pesimismo”.

Asegura que en estos momentos, más del 80 % de la población conserva en alto sus valores democráticos; el 90 % de la gente valora positivamente a la empresa privada y los gremios están dando lo mejor de sí en función de lograr un mejor país.

Larrazábal exhibe una dilatada trayectoria profesional y gremial desarrollada en los sectores manufacturero, agroindustrial, agrícola, porcino, comercial, construcción, inmobiliario y forestal.

Es economista graduado en la Universidad de Carabobo, con máster en Administración de Empresas de la Universidad de Dallas (1983) y actualidad en la Universidad de Cornell (1997). Comenzó en 1983 en la Cámara de Industriales del estado Aragua, asumiendo la máxima posición en dicho gremio en 1996-97; ejerció la presidencia de Conindustria durante el período 1999-2013; representa al sector industrial ante el Consejo de Economía Nacional desde 2003 y ha sido vicepresidente de Fedecámaras desde 2013.

Larrazábal planteó que buscará fortalecer a la empresa privada como solución fundamental a la grave crisis económica y social que vive el país actualmente.

Hizo un llamado a todas las cámaras y asociaciones que hacen vida en Fedecámaras a hacerse presentes el 18 de julio en la asamblea que se realizará en Maracaibo y que tendrá como responsabilidad fundamental la elección de la nueva junta directiva de la organización empresarial.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios