Crisis pone en jaque a sector agropecuario

Tras un encuentro de la Federación Nacional de Ganaderos en Barquisimeto, los miembros del gremio decidieron celebrar la 50 Asamblea Nacional de Fedenaga el próximo 25 de noviembre en Caracas.

Durante ese evento se elegirá las nuevas autoridades y realizarán cambios a la junta directiva de la organización, en vista que Manuel Cipriano Heredia ha cumplido sus cuatro años estatutarios como presidente. Precisamente fue él quien hizo ayer el anuncio durante una rueda de prensa, en la cual aprovechó para ofrecer un análisis del sector pecuario nacional. En este sentido, señaló que desde el Gobierno se han anunciado muchas políticas, entre ellas la creación de fondos para fomentar la producción y mantener la inflación en cero.

“Pero creemos que una política de precios no es la solución, porque no sirve de nada aumentar la leche o la carne, si para el momento en que se hace efectiva para el productor, los precios de otros insumos ya han subido. Hace nueve días el ministro de Agricultura y Tierra anunció medidas, pero el alimento concentrado subió 20% esta semana”, dijo.

Crisis compleja

La solución no es sólo del precio, aseveró Heredia, añadiendo que el problema es mucho más complejo y tiene que ver con combatir la inseguridad jurídica y personal, garantizar el flujo de la energía eléctrica y vías de penetración en buen estado. “También nos enfrentamos al problema del ausentismo laboral y la adecuación a la nueva jornada. Estamos de acuerdo con la tesis de Fedecámaras sobre cambiar la inamovilidad por la estabilidad laboral. Cuando un trabajador se porta mal, debe ser posible solicitar una justificación de despido y, además, obtenerla. Porque actualmente, aun con justificativos, no procede. Por otra parte, tenemos el problema de los insumos, pues el precio del alimento concentrado sube, y su calidad baja, pero al mismo tiempo dependemos de la Asociación de Alimentos Balanceados, porque menos del 1% de los productores están integrados para generar sus propios alimentos, lo cual no es una cifra significativa”, señaló Heredia.

Escasez de equipos

El presidente de Fedenaga igualmente enfatizó que no hay tractores en el país, y tampoco repuestos, ni implementos. “No se consigue un camión 350 o una camioneta pickup para poder transitar por las vías tan deterioradas para acceder a nuestras fincas. Hay carencia de plaguicidas, fertilizantes y semillas de pasto, e incluso tenemos problemas con el combustible, pues hay zonas donde el litro de gasolina o gasoil puede costar 5 bolívares o más, y no es posible cargar una pimpina de 20 litros porque es un delito”, destacó, acotando que existe un problema de extracción de alimentos, subsidiados por el gobierno nacional, hacia Colombia para hacer negocios. “A pesar de toda esta crisis, estamos dispuestos a trabajar por Venezuela”, aseguró.

Más expropiaciones

Según Heredia, los productores aprecian que el Gobierno los invitara a mesas de trabajo. “Sin embargo, nos piden que incrementemos la producción, incluso con miras a la exportación, y a la vez anuncian que serán intervenidas otras 265 mil hectáreas, cuando las más de 4 millones de hectáreas en manos del Gobierno nacional, están ociosas. No puede haber producción sin garantías”.

Muere cultivo de papas

Al encuentro con los medios también asistió Fernando Deibis, secretario ejecutivo del Consejo de Coordinación Agropecuario del estado Lara, manifestó que los productores de papa de la zona alta, es decir, de los sectores Río Claro, Buena Vista, Sanare, Guarico, Anzoátegui y Duaca, en el estado Lara, y también del Táchira, han denunciado que el gobierno nacional les impide importar las semillas necesarias para sembrar papa, ya que no pueden adquirir las divisas para comprarlas.

“Sin embargo, el gobierno importa papa para el consumo nacional, y esto ocasiona que el productor papero venezolano esté en crisis. Por tal motivo queremos advertir sobre esta situación, porque llevará a la quiebra de los agricultores y al abandono del campo.

El Ejecutivo nacional prefiere subsidiar a productores del extranjero, trayendo papas que son de mala calidad y muy caras”, expresó, añandiendo que actualmente la papa proviene de países de América Central y también de Colombia, desde donde la trasladan como contrabando, y también de Argentina.

“La situación es tan crítica que en lugares como Boconó, en el estado Trujillo, los productores han denunciado repetidas veces que se han visto obligados a usar la pasilla, es decir, la semilla de la semilla, para sembrar, lo que va en detrimento de la calidad. Los campos paperos están desolados”, dijo Deibis, reiterando que es una irresponsabilidad de parte del gobierno nacional no permitir a los productores el acceso a las semillas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios