Largas colas en zonas comerciales de la ciudad

La impaciencia ciudadana por adquirir productos a bajos costos, se evidenció en las grandes cadenas de comercios fiscalizados por el Gobierno Nacional. A duras penas, bajo el inclemente sol dominical, las personas esperaron largas horas.

Dicha situación se reflejó en los cuatro puntos cardinales de la ciudad, donde miles de personas se apostaron ordenadamente en las adyacencias de los establecimientos comerciales.

En la mayoría de los casos, los compradores debían formar dos colas independientes, la primera para registrarse en la lista y recibir el marcaje numérico en la piel; mientras que en la segunda aguardaban su turno de entrada.

Según relataban las personas consultadas, el compás de espera es incómodo y tortuoso, pues el caluroso clima junto al inclemente sol generó desesperación en las personas.

“Es una situación grave, pues pienso que forma parte de una estrategia electoral para atrapar las necesidades de la gente. Mi mayor preocupación es lo que pueda suceder en el mes de enero, debido a que puede sobrevenir un periodo de escasez”.

De esta forma opinó Beatriz Manrique, ciudadana que aguardaba su ingreso a una reconocida tienda de artículos para la construcción y el hogar. Sin embargo, resaltó que el Estado debe generar estímulo económico para que las empresas puedan comprar nueva mercancía.

“El gobierno debe generar mayores oportunidades en la obtención de divisas preferenciales, para que así los comercios puedan vender los productos a precios justos”, señaló.

No obstante, otro grupo de personas pulsó su juicio de valor de forma diferente, tal es el caso de Raiza Alfonzo, quien destacó las medidas del Presidente de la República.

“La intervención del Gobierno Nacional es positiva, pues a partir de esta intervención podemos comprar productos de primera necesidad a precios justos. Es importante que se vigile el margen de ganancia de las empresas, el cual no debe sobrepasar los límites impuestos en la ley”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios