#ESPECIAL El valor de Cabudare está en su gente

Yolanda Aris/ Cronista de Palavecino | Foto: Archivo |

El 27 de enero de 2018 se conmemora el bicentenario del poblamiento definitivo de la actual ciudad de Cabudare. El cronista del Municipio Palavecino, Prof. Taylor Rodríguez, fallecido en el mes de agosto del año pasado, presentó a la Cámara Municipal de Palavecino y al pueblo de este municipio en el año 1997, sus acuciosas investigaciones sobre los orígenes de la ciudad de Cabudare. Su investigación, producto de la búsqueda, hallazgo, análisis e interpretación de documentos, le permiten plantear que la ciudad de Cabudare transcurrió por tres poblamientos para lograr su consolidación como el espacio urbano actual.

La presentación de estas investigaciones conllevaron a que la Cámara Municipal, aprobara por unanimidad la modificación de la fecha de conmemoración del día de Cabudare al 27 de enero, el cual venía siendo celebrado desde 1990, el 10 de noviembre como recordatorio de la visita que hiciera el Libertador Simón Bolívar a esta comunidad en 1813, a su paso hacia Barquisimeto durante la lucha independentista donde se desarrolló la Batalla de Tierritas Blancas; y que erróneamente se había venido señalando que el Libertador había decretado la parroquia civil de Cabudare.

Descubrimientos

*El primer poblamiento, de acuerdo al Prof. Taylor, fue realizado por los grupos indígenas Ajaguas que habitaron estos espacios antes de la llegada de los europeos y de producirse la conquista y colonización efectuada por la monarquía española.

*El segundo poblamiento fue efectuado lenta y espontáneamente, durante el período de la colonia, como consecuencia de la fundación de Barquisimeto en 1552, del reparto de encomiendas y del inicio de actividades agrícolas y pecuarias por parte de los españoles con el trabajo de indígenas y negros esclavizados. Así, los espacios del actual Municipio Palavecino estaban conformados por haciendas y hatos; y el sitio de Cabudare era un paso obligado para el traslado de personas y mercancías entre Barquisimeto y los llanos, y estaba constituido por pequeños grupos de viviendas y comercios dispersos en las cercanías de esas haciendas.

Podemos agregar que, el Obispo catalán Mariano Martí, realizó una visita pastoral entre 1771 y 1784, al territorio de la Diócesis de Caracas para conocer el estado en que se encontraba. Visitó en 1779 las iglesias de Santa Inés del Altar, la de San Nicolás de Bari de Sarare y la de Buría. Camino al Cerrito de Santa Rosa, visitó el 19 de febrero de 1779 el Oratorio de las Cobrobas o Cohobas en la hacienda de don Miguel de Torres; y al día siguiente el Oratorio en el sitio de Bureche en la hacienda de los Alvarado de Barquisimeto, y hace referencia a varios vecinos que,¨viven mal, (en concubinato) en el sitio de Cabudare.

Se evidencia así, que para el año 1779 existía el sitio de Cabudare y estaba ubicado a media legua del Cerrito de Santa Rosa. El Obispo consideró conveniente la creación de un Curato, señalando que tal vez no será bastante una sola parroquia y que se necesitarán dos, para que estas gentes que viven en esta vega queden asistidas del pasto espiritual, agregando que hasta el 20 de febrero de 1779, tenía confirmadas más de seis mil trescientas sesenta personas.

Sigue el camino

El Hermano Nectario María señala que a pesar de que el Obispo Martí dicta en Caracas, seis años después, un auto o resolución el 3 de octubre de 1785 para la creación de la nueva parroquia eclesiástica, y de que se nombraron comisiones para su demarcación, no se llevó a efecto por la oposición de los párrocos de Santa Rosa y Yaritagua, pero será la base para su futura creación.

*El Prof. Taylor señala que el tercero, el poblamiento definitivo que dará origen a la ciudad, se producirá el 27 de enero de 1818. Efectivamente y profundizando en esta afirmación, evidenciamos que las autoridades eclesiásticas no habían olvidado la solicitud del Obispo Martí en pro del Curato para Cabudare, y nuevos elementos se agregaban a su favor; como el hecho que había aumentado el vecindario del sitio de Cabudare, y que eran asistidos en la parroquia eclesiástica de Santa Rosa que les quedaba bastante retirada, aunado a la dificultad de cruzar el río en época de lluvias.

Otra opción era la capilla Santa Bárbara, propiedad del Alférez Real Juan José Alvarado de la Parra, pero el terremoto de 1812 la había destruido, quedando sus habitantes sin ningún espacio religioso donde ser asistidos, hasta 1820 cuando fue reconstruida.

Más de la historia

Es de recordar que en el desarrollo de la Guerra de Independencia, el realista Domingo de Monteverde, en su campaña para derrotar la Primera República a su paso por Barquisimeto, luego del terremoto de 1812, se estableció con sus tropas en Cabudare unos días. Así mismo, el Libertador Simón Bolívar el 10 de noviembre de 1813, defendiendo la II República, estuvo en Cabudare y acampó en el jabillo que está en la vía que iba a Barquisimeto.

El 31 de octubre de 1817, el Dr. Manuel Vicente de Maya, Gobernador del Arzobispado; y el Arzobispo de Caracas, Narciso Coll y Prat, ordenan establecer los límites del nuevo curato y el lugar de construcción de la iglesia, para lo cual se nombra una comisión.

En plena campaña independentista, pero bajo la autoridad colonial, el 27 de enero de 1818, según documento levantado, se establece que: En el sitio de Cabudare a los veintisiete días del mes de enero de mil ochocientos dieciocho, habiéndonos reunido el comisionado por el Vice-patrono Regio Don Juan José de Alvarado y los venerables curas de la ciudad de Barquisimeto, el bachiller Don Sebastián Bueno y el Presbítero Don José Antonio Meleán, y el cura del pueblo de Santa Rosa Doctor Don Juan Francisco Mujica, enterados del contenido del decreto y comisión que antecede del señor Gobernador de este Obispado, procedimos a reconocer el terreno que debía desmembrarse para la creación de la nueva parroquia y no habiendo querido los venerables curas de Barquisimeto ceder parte alguna de su territorio parroquial, se hizo la demarcación por límites que antes tenía la parroquia de Santa Rosa.

Se aprecia con claridad y hacemos énfasis en ello, que se reunieron en el sitio de Cabudare para demarcar los límites y la extensión de la parroquia eclesiástica a crear en Cabudare. El documento establece que todo el terreno comprendido dentro el círculo que forma esta división será extensión parroquial del nuevo Curato de Cabudare y agrega que procedieron al reconocimiento del terreno en que se fundará la iglesia parroquial del curato, casa pública para la instrucción de la juventud y casa para habitación del cura, y determinaron que el terreno situado al frente de Don Miguel Bernal hacia la parte del norte, en posesión de los Ordóñez era el más adecuado.

La trascendencia del 27 de enero de 1818, es que, ese acto permitirá se decrete la parroquia eclesiástica de Cabudare treinta y tres años después de la petición que hiciera el Obispo Martí. Ese día se definen los límites de la nueva parroquia eclesiástica a crear desmembrada de la parroquia de Santa Rosa, (requisito indispensable para su creación), y se determina el lugar donde se ubicará la iglesia, casa parroquial y escuela.

Ese documento permite establecer por primera vez el sitio donde Cabudare se transformará en el pueblo actual. En conocimiento del proyecto de creación de la parroquia eclesiástica algunos vecinos que habitaban en el valle dispersos, se trasladarán y se aglutinarán en el sitio alrededor de la iglesia a construir y de las casas que allí existían, lo que conllevará a la organización y consolidación definitiva del pueblo de Cabudare.

En consecuencia de haberse realizado dicho cometido, se procedió a oficializar la creación de la parroquia eclesiástica de Cabudare en el auto dictado el 1 de abril de 1818, por el Gobernador del Arzobispado, Presbítero Doctor don Manuel Vicente de Maya que, ofrece otras informaciones como el hecho de que los vecinos Don Juan de Ponte, Don Antonio Marante, Don Antonio García Tacoronte y Don Miguel Bernal cubrirán los gastos del cura de la iglesia a construir por dos o tres años; que el cura que atenderá el curato será el Dr. Juan de Mujica; que estará bajo el patronato de nuestra Señora de la Candelaria; que la iglesia parroquial estará bajo la invocación de San Juan Bautista; y que en la parroquia desmembrada habitaban 3.132 personas; y ratifica los límites de la parroquia eclesiástica o Curato, el espacio para la construcción de la iglesia parroquial, la casa del cura y de una escuela, elaborados por la comisión encargada.

Eterno agradecimiento

El profesor Taylor, logró darle de esta manera, una partida de nacimiento a Cabudare y demostrar que las diferentes fechas que se manejaban, no tenían relación con un proceso de fundación; que Cabudare es el resultado del agrupamiento natural y espontáneo de diferentes familias y comercios en torno a las haciendas, pasando de caserío o sitio a pueblo con la creación de la parroquia eclesiástica y la Iglesia.

Hoy, doscientos años después, Cabudare se ha convertido en una de las ciudades, hasta hace poco, de mayor crecimiento demográfico de Lara, Venezuela y América Latina. Cabudare receptora de una importante población de emigrantes de todo los rincones de Venezuela e inclusive del exterior, requiere con mayor urgencia se difunda su historia y sea del conocimiento de sus pobladores, para que se respete y se valore el esfuerzo de los hombres y mujeres que han contribuido con su trabajo y aportes a su desarrollo cultural y económico, y se mantengan los espacios que forman parte del patrimonio histórico del municipio.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios