#Fitness ¿EL FITNESS ES PARA MÍ? Sobre el cómo empecé.

@TuBaúlFitness |

 

Suele suceder cuando somos personas con estilos de vida sedentarios que llevamos un ritmo diario de actividades enfocadas en el trabajo, los niños que van al colegio, los pagos pendientes por hacer, las compras de la semana, la Universidad, entre muchas otras diligencias que nos alejamos cada vez más de ese término tan hoy en día divulgado en las redes sociales como es el FITNESS.
Nuestro enfoque va orientado a sobrevivir en el vaivén de quehaceres que impone la vida, subyugado en verbos tan simples como comer, trabajar y dormir porque la palabra hobbies está asociada a jóvenes con pocos oficios o cuyo tiempo de ocio es mayor al tiempo productivo, lo cual permite que se desarrollen en prácticas deportivas, envidiables por si solas pues proyectan energía, vitalidad, cambios físicos mientras nosotros del otro lado permanecemos inmóviles, fríos embargados de excusas que nos mantienen apáticos e incrédulos de poder formar parte a futuro de esa familia con estilo de vida Fit.
Vale preguntarse ¿Qué es lo que realmente nos detiene? El miedo. Temor a no poder adaptar nuestros hábitos alimenticios a unos más saludables (bajos en azucares, alimentos procesados, enlatados, comida chatarra), dudas en cuanto al horario de tiempo e imposibilidad de asistir a algún centro de entrenamiento físico; si hay pequeños en casa por donde comienzo, o el infortunado espejo que con solo verme cerca me dice lo mucho que me he descuidado en todos estos años y que irremediablemente no volverá a ser lo que en tiempos de joven fui…
El contexto está planteado para renunciar antes de comenzar, el NO PUEDO se estampa en nuestra mente y el transcurrir de los días sigue arrojando los mismos resultados, sin descontar esa sensación de inconformidad interna que nos señala por ser incapaces de por lo menos salir a caminar en la mañana con el vecino que sale a pasear su mascota. Y es así, como un día lunes por la mañana de pronto noto que no puedo levantarme, me llevan al médico y luego de múltiples exámenes el Doctor recomienda llevar a cabo cualquier tipo de actividad física al menos de 30 minutos al día. El estrés se ha apoderado de mí.
Está en juego el cuidado de la familia, los proyectos pendientes en la empresa, los pagos por cancelar, todo sigue igual, sin embargo luego de mucho reflexionar decido abrir mi mente a una nueva oportunidad, compro unos zapatos deportivos de mi color favorito y aprovechando tanta publicidad en medios comienzo integrando pequeños cambios en mi día a día, me peso, sonrojo al ver lo apretadita que me queda la ropa deportiva y programo en mi próxima quincena mi primera visita al Nutricionista. Estoy ansiosa y algo insegura, comencé a caminar cuando el sol aun no aparece por la ventana de mi cocina, me desagrada comer tan temprano, pero leí que no es bueno el cardio en ayunas, sonrío pues parece que los gurús Fitness están comenzando a hacer de las suyas..

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios