Corea del Norte pone a prueba a Trump amenazando bases de EEUU en Japón

AP | Foto: AP |

El gobierno de Donald Trump se ve en la urgencia de definir una política específica ante los intentos de Corea del Norte de dotarse de misiles balísticos nucleares capaces de alcanzar a sus vecinos o el territorio de Estados Unidos.

Según la prensa estadounidense, al abandonar la Casa Blanca Barack Obama había advertido a su sucesor republicano que las amenazas de Pyongyang serían probablemente el desafío mayor al que debería hacer frente.

El lunes Corea del Norte le dio la razón al lanzar una salva de cinco misiles balísticos en dirección a Japón con el fin de entrenarse para golpear a las bases estadounidenses en territorio nipón, admitió Pyongyang.

Los misiles no revelaron ningún avance tecnológico de parte de los norcoreanos, pero esta nueva demostración de fuerza obliga a Washington a responder.

El presidente Donald Trump, a quien le gusta colocar en los primeros planos a sus generales, podría verse tentado de iniciar una prueba de fuerza militar con Pyongyang.

En diciembre, cuando todavía gobernaba Obama, un alto funcionario del Pentágono ya había anunciado que los jerarcas militares estadounidenses estaban pensando en la posibilidad de escenarios militares en la península coreana.

El temido comando de operaciones especiales del Pentágono, que tiene a su cargo la lucha contra la proliferación de armas de destrucción masiva, entre ellas las del programa nuclear norcoreano, está estimulando la emergencia de ideas y de escenarios operativos.

Pero en una península como la coreana, la zona más militarizada del planeta, con una capital (Seúl) ubicada a menos de 40 km de la frontera, los riesgos de un conflicto bélico son enormes.

La opción de una ofensiva militar contra Pyongyang por el momento ha sido descartada. Llevaría a una guerra nuclear, explicó el experto en desarme Jeffrey Lewis, animador del blog especializado “arms control wonk”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios