Durante este 13 y 14 de abril se inicia la VIII Cumbre de las Américas, donde participarán más de 30 países  del continente. En esta oportunidad, Antigua y Barbuda se excusó, y a Venezuela se le retiró la invitación tras mantener conductas antidemocráticas e irrespetando los derechos humanos de los ciudadanos. Miles de venezolanos se encuentran en Perú, Colombia, Ecuador, Chile, Brasil, por la grave crisis económica que vive el país, que trae como consecuencia falta de trabajo, medicinas y recorte de libertades.

En Lima se organizan grupos para protestar contra Maduro y su régimen, aunque no estarán presentes

El foco de la Cumbre será la gobernabilidad democrática contra la corrupción y la situación en Venezuela, aunque esta no aparezca en agenda. Los líderes en esta oportunidad intercambiaran ideas sobre problemas de política más allá de lo pautado. América se encuentra convulsionada por el caso Lava Jato. De allí que serán dos días neurálgicos para los líderes políticos mundiales.

Otro tópico de gran importancia es el sonido de “tambores de guerra comercial” entre China y Estado Unidos (USA). Es necesario estudiar cuáles serían los impactos negativos en América Latina (AL) y Perú. Esto podría generar oportunidades para algunos países y sectores. A nivel comercial se deberá fortalecer la Alianza del Pacífico y la posibilidad de nuevos miembros.

América Latina no tiene que optar entre China o Estado Unidos; necesitan a ambos

El martes 10 de abril, Estados Unidos indicó que Donald Trump no asistiría, por los problemas en Siria, y lo reemplazaría el vicepresidente Mike Pence. Esta hubiese sido la primera visita de Trump a América Latina y sobre la cual habían muchas expectativas. En anteriores cumbres se lograron acercamientos como el de Castro y Obama en Panamá (2015).

La coyuntura política luce interesante para la Cumbre, pero la ausencia de Trump desluce las expectativas

La Cumbre debe servir para presionar al Presidente Nicolás Maduro, manifestando “grave preocupación”, sanciones regionales y forjar algunos acuerdos”. “No voy a ir a la Cumbre de las Américas en Lima, me quedaré en Venezuela para conmemorar la derrota del golpe de Estado del 13 y 14 del 2002, en movilizaciones junto al pueblo”, dijo el mandario venezolano. Sobre la no asistencia de Trump, expresó que esa decisión lo deja “mal parado antes.

 

VIDEOS Activistas cubanos y venezolanos sabotean Foro de Sociedad Civil en Lima #12Abr

Delegaciones oficialistas de Cuba y Venezuela interrumpen con arengas el discurso del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, durante un encuentro de la sociedad civil con representantes de los estados miembros de la Cumbre de las Américas un día antes del inicio de la cita regional.
Cuando Almagro inició su discurso, las delegaciones de Cuba y Venezuela se levantaron de sus asientos, sacaron banderas de Cuba y empezaron a gritarle “mercenario” mientras otros levantaban hojas blancas que tenían impresa la palabra “Almugre”, una deformación del apellido del diplomático uruguayo.
“Yo no tengo problema en hablar con música de fondo”, dijo él mientras los cubanos alternaban sus gritos con la frase “Yo soy Fidel”, en referencia al fallecido expresidente Fidel Castro.
Opositores al régimen de Cuba desataron una fuerte campaña mediática contra el gobierno de Raúl Castro en Lima y colocaron un panel electrónico en la principal vía que conduce al centro de convenciones de la Cumbre donde se observaba las fotografías de Fidel y Raúl Castro con las frases “se buscan” y “por crímenes contra la humanidad”.
Otro aviso publicitario, colocado en otra calle de Lima, con la frase “Cuba íbasta ya! de corrupción, represión e impunidad” junto a una fotografía de una bandera del país caribeño fue destruido parcialmente el martes con frases escritas con tinta negra que decían ” Con Cuba no te metas”.

El gobierno de El Salvador anuncia que el presidente no participará en la Cumbre de las Américas y enviará a su canciller, Hugo Martínez.
Según se dijo a través de un comunicado, la ausencia del mandatario Salvador Sánchez Cerén se debe a que prestará importancia a “la puesta en marcha en el corto plazo de diversas medidas en el marco del recién lanzado ‘Plan 10’ y que abarca acciones en las áreas económicas, social y de seguridad” en el país centroamericano.

Un día antes del inicio de la VIII Cumbre de las Américas, activistas por los derechos humanos convocados por Amnistía Internacional protestan frente a la embajada de Venezuela en Lima para solicitar al gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro que garantice el acceso a medicinas en ese país azotado por una crisis económica.
“Venimos a la Cumbre de las Américas para reportar sobre lo que está sucediendo en Venezuela… El 80% de los hospitales nacionales tienen desabastecimiento de medicamentos”, dijo Lexys Rendón, coordinadora de Laboratorio de Paz, una organización de derechos humanos venezolana que llegó a Lima para la cita regional.
Venezuela atraviesa por una crisis económica reflejada en una inflación de cuatro dígitos y en una contracción económica que algunos expertos consideran más grave que la Gran Depresión de la década de 1930 en Estados Unidos.

La Casa Blanca informa que el vicepresidente estadounidense Mike Pence se reunirá con los presidentes de Perú, Chile, Colombia y Argentina en el marco de la Cumbre de las Américas que inicia el viernes en Lima.
Pence, quien asistirá en reemplazo del mandatario Donald Trump, se reunirá el sábado con Sebastián Piñera de Chile, Juan Manuel Santos de Colombia, Martín Vizcarra de Perú y Mauricio Macri de Argentina. El gobierno estadounidense también informó que sostendrá una reunión multilateral con varios líderes caribeños.
Trump canceló sus planes de asistir a la cumbre afirmando que necesitaba quedarse en Washington para coordinar la respuesta estadounidense al presunto ataque con armas químicas contra civiles en Siria. Se prevé que Pence promueva una respuesta más enérgica al –según ha dicho Estados Unidos– fortalecimiento de la dictadura en Venezuela. También se espera que trate de contrarrestar las gestiones de Beijing por aumentar su influencia en la región.

Comentarios

Comentarios