Linda Amaro duda de laboratorios privados que emitieron resultados positivos contra la serratia marcescens en el Hospital Pediátrico

Texto y fotos: Juan Diego Vílchez Valbuena/ @jdvilchez |

Luego de conocerse la investigación sobre la serratia marcescens en el Hospital Universitario de Pediatría Dr. Agustín Zubillaga (HUPAZ) de Barquisimeto, las autoridades locales convocaron a una rueda de prensa para aclarar dudas y validar información.

La rueda de prensa convocada para las 11 de la mañana comenzó puntual, con el fin de conocer a ciencia cierta el trasfondo de la bacteria. Tajante, directa e imponente, la doctora Linda Amaro, viceministra e Recursos, Tecnología y distribución del Ministerio de Salud y directora regional de Salud,  lideró el encuentro con los medios de comunicación social regionales. Aunque respondió algunas interrogantes, una vez más, hubo poca amabilidad con los medios que convocó. Regaños, llamados de atención, objeciones, formaron parte de su verbo en el intercambio de ideas sobre el tema. Pasó la tutela de la rueda de prensa expositiva al doctor Rafael Agüero, director del HUPAZ, quien comenzó con una disertación de casi 18 minutos sobre el comportamiento de la serratia marcescens en Venezuela y el mundo.

El doctor Agüero en su intervención rechazó que su colega Jaime, haya empleado el término brote, cuando este inició en 2016.

Desde esa fecha, mencionó el índice de mortalidad general desde hace 1 año con 7 meses: “Las defunciones totales conocidas en el HUPAZ entre 2016 y 2018, fueron 939 casos: asociados a procesos infecciosos 190, que corresponde el 20 %, y por serratia, 11… en tres años, no en tres meses”, con esta aclaratoria, asegura que las muertes denunciadas corresponden a ese periodo y no al presente; sin embargo, luego se dijo que tras las investigaciones de los casos de 2016 y 2017, la cifra podría aumentar o disminuir, hasta conocer con exactitud la verdadera causa de muerte. De allí, que la versión de la doctora Jaime, en la que mostró los hemocultivos positivos de serratia marcescens, se mantiene con relación a la cifra actual.

Lamentablemente, fueron 8 años de desidia y abandono de este hospital

Una de las razones por las cuales se desconoce la cifra real de fallecidos de 2016 y 2017, es porque se está haciendo el levantamiento de la información que se encuentra en el historial médico de cada paciente, para lo cual deben invertir al menos dos o tres semanas con el fin de recopilar la información. Aunque, se dijo en la rueda de prensa, que los registros de 2016 desaparecieron, al igual que los hemocultivos de este año.

Recordó Agüero, que de la gestión pasada, no recibieron ningún reporte con relación a la serratia marcescens, pero en los Boletines Epidemiológicos no publicados desde 2016, aparecen los registros y las respectivas recomendaciones sobre casos de infecciones intrahospitalarias.

“Investigación no fue consignada a la dirección del HUPAZ”

Exposición del doctor Agüero sobre la serratia marcescens a los medios de comunicación social

En la conferencia de prensa, igualmente estuvieron Antonio González Mata, médico infectólogo; Miryan Maitín, médico infectólogo y subdirectora del HUPAZ; y Marilyn Rojas, adjunta a la coordinación a la secretaría de Salud y epidemiólogo.

La doctora Amaro, inició su declaración oficial con la acción que tomó cuando se enteró de lo ocurrido: “Hicimos una reunión el día de ayer (jueves), donde lo primero que solicité fue la información veraz de qué era lo que estaba sucediendo con la serratia marcescens en el Hospital Pediátrico, cuántos eran los muertos, cuántos eran los infectados, cuántos eran los que habían sobrevivido a esta bacteria, y dónde estaba la documentación que certificaba que eso era una serratia marcescens. Cuando me explican que toda esa información surge de una investigación realizada por la persona (doctora Leymilena Jaime), que ha causado todo este estupor en las redes y en los medios de comunicación. Quise leer el trabajo, pero este no fue consignado formalmente ante la dirección del Hospital Pediátrico, tal y como se debió haber hecho”.

Explicó que si bien es cierto que la doctora Jaime hizo un trabajo de investigación, “las autoridades de Salud no conocemos” lo realizado.

“Nos llama poderosamente la atención, que desapareció la carpeta de epidemiología del año 2016 de todos los reportes”

“Cuando se revisa el informe de gestión y el acta de entrega del doctor Agüero que recibe en octubre de 2017, en ninguna parte dice: tenemos esta alerta epidemiológica. Por lo tanto, cuando recibimos el Pediátrico, lo que hicimos fue lo que tenía que haberse hecho desde hacía muchísimo tiempo, que era ordenar, organizar, limpiar, y poner a funcionar el Hospital Pediátrico, como cuando lo entregamos en el año 2008, a aquellas autoridades. Lamentablemente, fueron 8 años de desidia y abandono de este hospital. Eran otros tiempos”, dijo.

En este momento, interrumpe su exposición y le dice a los medios: “Yo les voy a agradecer, los que no estén interesados se pueden retirar, porque aquí estamos en una situación muy seria, y por respeto, merecemos que si están aquí, nos escuchen. Creo que el periodismo, el periodista debe ser objetivo y claro. Aquí estamos para decir la verdad”.

“No he visto el primer resultado”

Volvió a decir que no recibieron la información. “Ayer (jueves), estaba analizando qué era lo que había sucedido en el hospital y cuando pregunté por los resultados de los cultivos que menciona en algunas áreas del trabajo de investigación que me explicaron, los cultivos no aparecen en ninguna de las historias de los pacientes. ¿Cómo puedo yo aseverar o asegurar si eso sucedió en este hospital?, si yo no tengo las pruebas fehacientes de un cultivo que es un resultado de un laboratorio de una muestra que se tomó al paciente, para cultivarlo y después de cierto tiempo, emiten un resultado donde aparece o no, la bacteria en mención. Eso es lo primero. Lo segundo es que haciendo una reflexión en positivo, dónde está la solicitud realizada por los investigadores para que estos resultados que fueron procesados, en teoría, no puedo asegurar porque no he visto todavía el primer resultado. Fueron procesados, al parecer, en un laboratorio privado. Para las instituciones públicas como estas, no es una prueba fehaciente, un resultado de un laboratorio privado. La única prueba que nosotros podemos certificar es la emitida por nuestros laboratorio de validación de resultados que es el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel”.

“No vamos a tolerar una falta tan grave como esta”

Dijo que guiándose a lo que dicen las organizaciones no gubernamentales que introdujeron una denuncia, “nosotros nos vamos a sumar, porque esto lo vamos a llevar hasta sus últimas consecuencias. No podemos andar por el mundo alarmando de una manera irresponsable, creando pánico en las madres de nuestros niños, niñas y adolescentes. No vamos a tolerar una falta tan grave como esta, donde no se notifica a las autoridades, ni siquiera para que nosotros tomemos las alertas, sino que se van a los medios de comunicación social, para alarmar afuera, crear pánico y descontento”.

Amaro insistió en que solicitarán toda la documentación necesaria para iniciar una investigación exhaustiva, no solo de los casos de la actual gestión, sino de aquellos que son mencionados en los antecedentes.

“Bien vale la pena buscar qué fue lo que sucedió y qué fue lo se hizo en el año 2016 para contrarrestar la bacteria en el HUPAZ. Me gustaría también analizar, y esto forma parte también de esa investigación que todos vamos a hacer, porque ya mandé a buscar todas las historia clínicas de esos pacientes: 2016, 2017 y lo que va de 2018. Esos son documentos médicos legales. Nos llama poderosamente la atención, que desapareció la carpeta de epidemiología del año 2016 de todos los reportes. Eso es un hallazgo”, explicó.

#INVESTIGACIÓN 11 niños murieron por serratia marcescens en Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios