Luango hizo rezonar su memoria en la UNEY

Texto y fotos UNEY |

Ellos llegaron como siempre: creyentes, en sus santos, en su música y en su pueblo. Luango entró, como ya es su costumbre, elevando plegarias al son de las sonoras cuerdas y maderas; y junto a la armonía de las voces, fue abriendo el camino para iluminar las más genuinas tradiciones musicales venezolanas.

El salón de la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY) que sirvió de sede al II Encuentro de Cronistas Universitarios fue escenario para recorrer, con orgullo, agradecimiento, pasión, camaradería y algo de nostalgia, parte de la historia de una agrupación que es patrimonio de los yaracuyanos.

El homenaje, denominado “Luango de Venezuela: Resonar de la Memoria”, fue un reconocimiento a una trayectoria de composición, interpretación e investigación sobre las manifestaciones culturales venezolanas; iniciativa de la Coordinación de Extensión de la UNEY y la cuarta cohorte del diplomado para la formación de cronistas Gilberto Antolínez, a cargo del profesor Antonio Rivero.

Con Luango y las crónicas de los ganadores del I Concurso de Crónicas de la UNEY se tejió un entramado de recuerdos, anécdotas e historias de los pueblos yaracuyanos, su música, sus lugares, su idiosincrasia y su gente, al que se sumaron autoridades, docentes y estudiantes de la UNEY, así como egresados de las primeras cohortes del diplomado Gilberto Antolínez, historiadores, cronistas y amigos de esta casa de estudios.

Historias y personajes

Antonio Rivero dio la bienvenida al II Encuentro de Cronistas Universitarios, efectuado en la sede del Centro de Estudios para la Hospitalidad y el Turismo (Cehotur) de la UNEY.

De inmediato anunció los ganadores del I Concurso de Crónicas, en el que participaron 15 trabajos, los cuales fueron evaluados por el jurado calificador, integrado por los docentes Rosana Mieres, Luis Gallardo y Rivero.

Para esta ocasión, el concurso estuvo dirigido solo a participantes del diplomado, quienes debieron circunscribirse al tema del patrimonio yaracuyano.

El poeta campesino de Guama, Antonio Sánchez; los XII Juegos Deportivos Nacionales Juveniles Yaracuy 1997 y la canción de Luango “Oro, plata y bronce”; la agrupación La Vencedora de Guama; el pionero del periodismo científico en Venezuela, Arístides Bastidas, y el director de Luango de Venezuela, Miguel Ángel Castillo, fueron los temas desarrollados en sus crónicas por los ganadores del concurso: Jesús Aguilar en el primer lugar; Ramón Parra Pinto en el segundo; Eloísa Gavidia en el tercero, y Joel Vargas y Yaritza Dudamell con dos menciones especiales.

Cada uno de ellos tuvo la oportunidad de compartir sus crónicas. Pero las lecturas de inicio y de cierre estuvieron a cargo de Andrés Fernando Rodríguez, integrante de Luango y egresado de la primera cohorte del Diplomado, quien de manera íntima retrató momentos memorables y sentidos para la agrupación.

Música y reconocimiento

Entre cada lectura, Luango demostró su conocimiento e impecable ejecución de la música popular y tradicional venezolana, además de recordar algunos de sus más representativos aportes al patrimonio musical yaracuyano.

Los asistentes intervinieron, preguntaron. Los músicos respondieron, recordaron. Los participantes en el Diplomado Gilberto Antolínez pidieron a las autoridades de la UNEY un reconocimiento más solemne para la agrupación y la vicerrectora Morelba Monsalve respondió que no se trata de una petición difícil de cumplir.

Tras las lecturas e interpretaciones, vinieron los reconocimientos. La vicerrectora Morelba Monsalve destacó que para esta casa de estudios este tipo de actividades son de gran importancia.

“Este encuentro que se realiza durante el desarrollo de la IV Cohorte del Diplomado para la formación de cronistas Gilberto Antolínez es una oportunidad para disfrutar y compartir el conocimiento, la cultura, el acervo, la historia, porque viene a darle un reconocimiento al trabajo y la trayectoria que tiene Luango de Venezuela, una agrupación de extraordinario valor para la Universidad y para el estado”.

La universidad entregó obsequios a los ganadores del Concurso, así como una placa de reconocimiento a Luango de Venezuela.

Los participantes del diplomado también entregaron reconocimientos a Luango y compartieron bebidas y entremeses en esta actividad académica que se convirtió en una suerte de conversatorio-concierto-tertulia en torno a la crónica, la música y la historia menuda de los pueblos y personajes de esta tierra.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios