Balance IPYS: En la semana prevalecieron las detenciones arbitrarias de periodistas #11Sep

Juan Bautista Salas | Archivo IMP |

De acuerdo con el balance dado a conocer por la organización IPYS Venezuela, se registraron siete casos de violaciones contra la libertad de expresión por abusos de poder, amenazas y agresiones físicas que obstruyeron el libre tránsito y la cobertura informativa en Caracas, Lara, Monagas, Amazonas y Zulia, agregando que la mayoría de estos incidentes fueron detenciones arbitrarias ejercidas por funcionarios de organismos estatales.

Destacan el caso del periodista y director del portal de noticias runrun.es, Nelson Bocaranda, quien denunció el jueves 6 de septiembre a través de su cuenta de Twitter que el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) anuló su pasaporte, a pesar de que le fue aprobada una prórroga del mismo recientemente.

Asimismo, la primera semana del mes se inició con un incendio en la sede de Radio Fe y Alegría de Paraguaipoa, estado Zulia, debido a una sobrecarga eléctrica. Dos días después, el 3 de septiembre el canal regional Monagas Visión, en el estado Monagas, cesó la emisión de su noticiero y liquidó a sus trabajadores tras no contar con los recursos económicos   necesarios para asumir la nueva escala salarial impuesta por el Gobierno Nacional.

En el estado Lara, un periodista y un reportero gráfico del diario El Informador, fueron agredidos física y verbalmente por tres sujetos durante una cobertura informativa en el Mercado Mayorista de Barquisimeto (Mercabar; mientras que en Monagas fueron retenidos periodistas del diario El Periódico, cuando realizaban una cobertura noticiosa en el mercado municipal de Maturín. Asimismo, el periodista Carlos Julio Rojas también fue detenido por funcionarios de la Policía de Caracas.

En el estado Amazonas la Guardia Nacional Bolivariana detuvo al equipo reporteril de El Nacional Web durante más de 4 horas, cuando el sábado 8 de septiembre se dirigía a Puerto Ayacucho, capital del estado, para registrar la situación que atraviesa la ciudad por la crecida del río Orinoco.

Esto demuestra el estado de indefensión en el que se encuentran los trabajadores de la prensa, a la hora de cumplir con su responsabilidad  ejercer su profesión, para mantener informada a la población.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios