CIV: Es necesario asumir realidad de la patria

Juan Carlos Salas | Oswaldo Azuaje |

Luego de siete días de intensa reflexión, los obispos y arzobispos de la Conferencia Episcopal Venezolana, emitieron este miércoles las conclusiones de su 105 Asamblea Ordinaria, haciendo un llamado a todos los sectores del país, a que se asuma con responsabilidad la realidad que vive nuestro país.

El presidente del organismo religioso, monseñor Diego Padrón, acompañado del arzobispo de Mérida, monseñor Baltazar Porras, fueron los encargados de leer la exhortación pastoral, resaltando que es necesario el rescate de los valores humanos.

También dieron gracias a Dios por el comportamiento cívico y la voluntad pacífica expresada por los venezolanos el pasado 6 de diciembre y posteriormente el 5 de diciembre en la instalación de la nueva Asamblea Nacional.

“En medio de muchas “sombras” que empañan nuestra realidad, estos eventos han constituido una “luz” significativa de aliento, decisión y esperanza para la convivencia cívica y la progresiva resolución de nuestros problemas, carencias e incertidumbres, ya que todo proceso de cambio exige tiempo y compromiso. Dichos acontecimientos han marcado un nuevo hito de una gran fortaleza ética y espiritual por propia naturaleza y por sus implicaciones a corto, mediano y largo plazo: la mayoría del pueblo, pese a dudas y algunas reticencias, se expresó, ordenadamente por la necesidad de un cambio de rumbo en la orientación fundamental del país”, expresaron los altos prelados.

Porras, en nombre de los obispos, calificó como innecesario el conflicto que existe entre el Poder Legislativo nacional y el Tribunal Supremo de Justicia, ya que la voluntad popular no puede ser vulnerada por ninguna sentencia.

“En estos días, a los problemas ya existentes se suma el conflicto entre el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional, lo cual no tiene justificación, pues el pueblo expresó en la elección del 6 de diciembre su voluntad de vivir en democracia y no en un sistema totalitario y excluyente. En efecto, el reconocimiento diáfano de la pluralidad de visiones obliga a los actores políticos y a toda la ciudadanía a buscar y ofrecer soluciones en las que todos nos veamos representados. Cada poder tiene su competencia específica y toca al Ejecutivo diseñar y proponer la pronta solución a los problemas económicos y sociales, pues ellos constituyen su responsabilidad primaria”, dijo.

Asimismo invitaron a todos los diputados electos, para que trabajen por sus estados y no defrauden a los electores que confiaron en ellos para representarlos en la Asamblea Nacional.
Políticas económicas

La Conferencia Episcopal calificó como “desacertadas” las políticas económicas que viene aplicando el Ejecutivo Nacional y advierten que pudiera existir una crisis humanitaria en el país de no tomar los correctivos necesarios.

“La escasez de los productos de primera necesidad y el desabastecimiento de numerosos rubros, obligan a perder muchas horas en interminables colas y a verse en la imposibilidad de adquirirlos por los precios exorbitantes que aumentan día a día. El problema alimentario y la insuficiencia de medicamentos e insumos para atender la salud, pueden provocar una crisis humanitaria de amplias proporciones y gravísimas consecuencias a la que tenemos la obligación de dar solución a tiempo y de manera decidida. Corresponde primariamente al Ejecutivo tomar las medidas necesarias para resolver la grave situación económico-social que puede llevar a tal crisis y al resquebrajamiento del tejido social”, dijo monseñor Padrón.

Con respecto a la inseguridad, condenan la improvisación y la ineficiencia de los múltiples planes que ha presentado la cartera de Interior, Justicia y Paz.

En el ámbito penitenciario, piden que se respete de manera integral los derechos humanos de los privados de libertad y además invitaron a los parlamentarios de la Asamblea Nacional que trabajen de manera constante para lograr la libertad de los presos políticos.

“No hay nada más difícil de justificar que tener a alguien injustamente preso, y más en las condiciones en que se encuentran los que están sometidos a juicios por discutibles razones políticas. Si en algo debe manifestarse el Año Jubilar de la Misericordia es que en Venezuela no haya nadie detenido por razones políticas. La historia presente de nuestra patria clama por la paz de tantas familias que padecen la ausencia de sus seres queridos. En este contexto apoyamos la promulgación de una ley de amnistía”, sostuvo monseñor Padrón.

Cumplir con su deber

El también arzobispo de Cumaná, insistió que todos los actores políticos deben cumplir con sus deberes, respetando las respectivas autonomías de cada poder, buscando formas de diálogo efectivo que privilegie los problemas de la gente y no otros problemas secundarios, distraccionistas o intrascendentes, “que no llevan en general sino a la pérdida de tiempo y energías, a la crispación o a la confrontación estéril”.

Finalmente la exhortación pastoral precisa que en democracia se debe respetar la voz del pueblo reconociendo que éste se ha expresado en forma clara, pidiendo solución diligente y durable a sus angustias y carencias.

“Para ello, es necesario el diálogo, el respeto, la búsqueda de soluciones eficaces en las que entran en juego las capacidades de muchos, dispuestos a ofrecer caminos nuevos que superen la paralización en la que está sumida la nación”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios