FOTOS: La bajada del Niño Jesús, identidad del barbacoano

Edición impresa El Impulso | Foto: Archivo |

Cada Navidad de los caseríos de las montañas bajan hasta el pueblo de Barbacoas los fieles creyentes del Niño Jesús con sus imágenes a cuestas para celebrar su nacimiento entre cantos y alabanzas, una tradición de generaciones.

La fe de la población de Barbacoas por el Niño Jesús ha trascendido generaciones,
las creencias y tradiciones que giran alrededor de esta fiesta le son enseñadas desde muy jóvenes a los herederos de está manifestación cultural.

Las imágenes del Niño Jesús son protagonistas en estas fiestas típicas, altares muy vistosos son preparados para ellos en las casas.

Rezos, cantos y promesas recogen la esperanza de los fieles en el nacimiento del redentor.

Muy temprano bajan felices los creyentes desde sus caserios para las celebraciones, atravesando las tierras que para muchos son el sustento de sus familias.

Más que un ritual religioso esta procesión se ha vuelto parte de la esencia del pueblo de Barbacoas, música, familia y el Niño Jesús en su altar lleno de flores y colores.

La esperanza de las personas en su Niño Jesús se convierte en un sentimiento de común alegría que los define y los une como pueblo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios