Bondades del país deben ser promocionadas

Angélica Romero Navas / Fotos: Jairo Nieto |
german vargas gerente de cerveceria cuicas edo trujillo circuito de la excelencia y empresarios ponentes en la feria de cortulara barquisimeto 27/09/2016 foto jairo nieto

La excelencia no se puede negociar en el turismo. Quien venda un producto debe hacerlo de calidad y  quien ofrezca alojamiento, debe tener alma de anfitrión, aún en tiempos de crisis.

Esa es la apreciación de Aura Ovalles, representante del Circuito de la Excelencia, un grupo de posaderos venezolanos que promociona la eficiencia en cuanto a atención al huésped se refiere, y cuyo certificado representa un auténtico sello de calidad.

Ovalles fue la primer ponente del foro Turismo para todos”, organizado por Cortulara, a propósito de celebrarse ayer el Día del Turismo.

Resaltó que el estado Lara ocupa la posición número uno del país con cuatro posadas que poseen este gratificante certificado:  Posada El Encanto (Sanare), Altos de Veracruz (Sanare) Posada Alto Viento (Cubiro) y Posada Los Haticos (Guarico). Lo que convierte a la región en un atractivo turístico sin igual.

-Hay cosas que no pueden faltar, pese a cualquier circunstancia, los prestadores de servicio debemos hacer cualquier sacrificio por satisfacer al cliente, dice Ovalles.

Aunque admitió que los costos son elevados y que el mantenimiento de las posadas cada vez se hace más cuesta arriba, aún en la actual época de crisis, en las posadas del Circuito de la Excelencia no falta nada.

La estrategia de estos emprendedores es la innovación, la creatividad y el trabajo con entusiasmo, es inadmisible bajar la calidad del servicio.

Para este equipo el turismo tiene mucha vida y el flujo de vacacionistas sigue siendo alto. Según sus percepciones, los mayores viajeros son los caraqueños, seguido por los valencianos y zulianos.

Mientras que los larenses optan por destinos en su propia tierra, pero también se pasean por  estados cercanos como Yaracuy.

Ejemplo de emprendimiento

Una iniciativa familiar de lugareños de Chejendé, un pequeño pueblo en el estado Trujillo, que tras cinco años en el mercado, ahora está posicionada en once estados del país, por su alto estándar de calidad.

Hermann Pargas asistió al foro para resaltar las bondades de lo artesanal, de lo hecho en el país y de lo importante que es promocionar lo positivo que conserva Venezuela.

Pargas mencionó que los jóvenes nacidos en pueblos tienden a perseguir un sueño en grandes ciudades, y poco a poco sus hogares se convierten en fachadas muertas. Cervecería Kuikas es ejemplo de que con interés y perseverancia, se puede ser productivo desde su localidad, sea cual sea.

La exclusividad y la pasión de lo hecho por artesanos tiene un valor significativo que en algún tiempo no se apreció, pero ahora, el consumidor venezolano ha comenzado a descubrir todo lo referente a lo artesanal y a enamorarse de ello.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios