Centro de Atención a la Familia, aporte a la sociedad y el amor

Mariángel Massiah | Foto: Juan Brito |

La armonía, el diálogo, el respeto y el amor entre el padre y la madre son fundamentales para el sano desarrollo de sus hijos.

Sin embargo, la pérdida de estos valores ha traído como consecuencia graves conflictos en el núcleo familiar, como son: el divorcio, la violencia familiar, vicios, frustraciones, inestabilidad, entre otros.

El Centro de Atención a la Familia María Auxiliadora (CAF) le brinda una función de apoyo gratuito a cada una de las familias del estado Lara que necesiten asesoría para resolver los conflictos que puedan estar afectando la armonía dentro del hogar; siendo una base para la garantía de una sociedad más justa y humana.

El CAF es un programa de la Pastoral Familiar de la Arquidiócesis de Barquisimeto que este 24 de mayo cumple siete años desde su fundación. Es un servicio de la Iglesia católica totalmente gratuito, el cual está integrado por matrimonios sacramentados que con anterioridad han recibido una formación para orientar y solventar el caos en que vive la familia disfuncional.

Este programa comenzó como una iniciativa del presbítero Antonio La Rocca, asesor de la Pastoral Familiar, quien con los estudios del Concilio Plenario y una evaluación de la cantidad de cónyuges y familias en busca de una asesoría, decidió aprovechar a los matrimonios que se encontraban en apostolado, para que desde su perspectiva de esposos y familia se abocaran en la nueva labor de la arquidiócesis.

“El Concilio Plenario habla sobre la Iglesia y la familia, el presente y el futuro, y nos presenta cuatro grandes desafíos como lo son: Promover la figura integral del padre, construir parejas consistentes y estables, ayudar a la familia a afrontar y resolver los conflictos y ampliar y reforzar la Pastoral Familiar”, dio a conocer el coordinador del CAF, Carlos Torres.

Las personas que necesitan ayuda porque están pasando por un problema familiar o de pareja y acuden al CAF, a primera instancia son escuchadas y de acuerdo a la situación que está viviendo son referidos a profesionales especialistas en la materia, ya sean sacerdotes, psicólogos, psiquiatras o terapeutas, a manera de irse canalizando la situación. “Cuando vemos que nosotros mismo desde nuestra experiencia podemos solventar el conflicto, no los remitimos a especialistas”.

“No somos ni psicólogos, psiquiatras o terapeutas familiares, somos matrimonios que durante siete años hemos recibido una formación bastante completa. Nuestra función principal es escuchar la problemática familiar que existe dentro del hogar”, informó el coordinador del CAF.

“Una vez que la persona descarga todo sus problemas comenzamos a trabajar en base a nuestra experiencia y testimonio de vida. Mientras se intercambian ideas y vivencias, la persona es quien llega a la conclusión de que es lo que debe hacer para solucionar sus conflictos”.

En los siete años que lleva fundado el CAF, ha atendido más de 900 situaciones familiares.

“No solo se atienden parejas, atendemos todo tipo de personas, bien sean matrimonios, concubinatos, sacramentados, divorciados, vueltos a casar, novios, personas solteras y adolescentes mayores de edad. Ayudamos a todo aquel que se le puedan brindar la asesoría que está necesitando”.

Anyul Torres, también coordinadora y esposa de Carlos Torres, dio a conocer que el 30% de los casos atendidos son de infidelidad, siendo el primer factor de conflicto dentro del hogar.

Le siguen los problemas con los hijos en 20%, y existen otras crisis que se presentan como el alcoholismo, la falta de comunicación y violencia familiar.

Este año, monseñor López Castillo, tiene como visión llevar al CAF a cada una de las parroquias del municipio. El CAF ha estado realizando charlas motivacionales para introducir a los laicos comprometidos dentro del movimiento. Más de 32 nuevos matrimonios se han unido a la formación que culminará este mes, a manera de poder instalarlo en diferentes parroquias.

“Es bueno recalcar que la idea de llevar el centro de atención a las parroquias es con la condición de utilizar espacios que puedan brindar un clima de privacidad y acogida con espacios que se sientan íntimos y de esta forma se pueda lograr una apertura de la persona que tenemos frente a nosotros, que no nos conoces, ni sabe quiénes somos; pero vive en una realidad difícil y necesita esa confianza para poder transmitirnos lo que está viviendo”, exclamó Carlos Torres.

“Las personas no dejan de tener problemas, porque todos los tenemos, pero les damos herramientas que los ayuden a resolverlos. Inclusive tenemos testimonios de matrimonios que han quedado sirviendo y formándose para trabajar en el CAF”.

“Queremos familias sanas que funcionen bien como matrimonio y hogar, que puedan transmitir a sus hijos valores y así se formen muchachos que instruyan otras familias que funcionen. Es algo tanto beneficioso y productivo tanto para ellos como para la sociedad”.

Proceso de atención

Los coordinadores realizaron una invitación de llamar al centro quienes estén sufriendo una situación que necesite una mano amiga y compartir sus conflictos para así encontrar paz y armonía, a través de su línea telefónica 0251-7190050.

Una vez que la persona contacta al centro familiar, debe indicar sus datos para ser anotados, como el nombre, número telefónico y disposición de tiempo para ser atendido. Dependiendo del tiempo disponible se organiza la cita, la cual puede ser de lunes a sábado en horas de la mañana o de la tarde y la persona debe explicar con brevedad los rasgos de la problemática.

El lugar donde atiende el CAF, es en el Centro Pastoral, ubicado en la Avenida Libertador, al lado de Niños Cantores de Lara. “Es un pequeño espacio que para nosotros significa un pedacito de hogar”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios