Crisis alimentaria podría llegar a emergencia para finales de año

María Fernanda Peñalver | Foto: Archivo |

Para finales del 2016 se tenía una alerta con respecto a la grave situación alimentaria que se tiene en el país, en el mes de octubre, momento en el que Cáritas de Venezuela inició con su Sistema de Alerta, Monitoreo y Atención Nutricional (Saman), los resultados arrojaban un promedio de 8% de los niños menores de 5 años con desnutrición severa; específicamente en las poblaciones más pobres de los estados Vargas, Miranda, Zulia y Distrito Capital.

Esta cifra aumentó a 11% para el mes de abril, superando así el porcentaje establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para decretar crisis alimentaria en una nación.

Actualmente Cáritas se mantiene atendiendo a las comunidades más necesitadas en las entidades anteriormente mencionadas, con la intención de ayudar a los niños que se encuentran en condiciones preocupantes por no tener una buena alimentación.

“56% de los niños de las comunidades que visitamos sufren de desnutrición, de los cuales un 11% de estos tienen desnutrición severa, con riesgo de muerte”, dijo Susana Raffalli, especialista en crisis humanitaria y nutrición, durante la jornada de sensibilización social realizada en la entidad larense.

La misma señaló que si bien las cifras que se manejan muestran únicamente cuatro estados del país, se tiene planteado abarcar más regiones. Lara se encontraría, junto con Bolívar, Sucre y Trujillo; en la segunda etapa del programa que se está realizando.

“Hay algunas comunidades que visitamos en las que la desnutrición severa llega al 13%, guiándonos por esto se podría estimar que para finales de año la desnutrición aguda podría  llegar a estar entre un 15% y 18%”, aclaró que de alcanzarse dicha cifra ya se entraría en emergencia alimentaria.

Aseguró que la ayuda humanitaria que se ha solicitado no consiste en que “lleguen cascos azules del imperio”, sino algo tan sencillo como la liberación de las divisas para el sector farmacéutico; por ejemplo.

De parte de Cáritas se encuentran realizando el programa Saman, en el cual se aporta un suplemento alimenticio, así como vitaminas y otras ayudas para estabilizar a los niños y ayudarlos a salir de la desnutrición. Este ha diagnosticado desnutrición severa a 1.391 menores de 5 años de edad, de los cuales 588 han logrado recuperarse.

La situación de la crisis alimentaria es algo que avanza de manera galopante, por lo que Raffalli consideró que no es algo que pueda resolverse con la participación un único actor, por lo que es necesario que el Ejecutivo Nacional deje de temer a la palabra “humanitaria” y acepte la ayuda en reiteradas oportunidades se les ha ofrecido.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios