Familiares inconformes con visitas reguladas

Consideran la medida como injusta. Una minoría reconoce que la restricción bajará los focos de contaminación.

Los familiares de los pacientes de la emergencia y otras áreas del Hospital Antonio María Pineda dicen que es injusto que solamente dejen pasar a un familiar a la hora de la visita, aunque algunos reconocen que la medida busca reducir los riesgos de contaminación de los convalecientes.

Rosalina Dobobuto, quien tiene un familiar con pie diabético, comentó que solamente dejan entrar a una persona para la visita.

“Es duro para la familia porque uno quiere ver al ser querido que está hospitalizado, pero es la nueva medida y hay que cumplirla, no podemos hacer más nada porque viene desde la dirección del hospital”.

“Nosotros seguimos aquí para insistir a ver si nos dejan pasar en grupo, vamos a seguir así no vamos a desmayar, no estamos aquí por gusto sino porque tenemos un familiar enfermo y estamos preocupados”.

Carolina Ramírez, quien también tiene un allegado en el piso 2, comentó que aunque la medida es dura porque todos no pueden ver al familiar, tiene sentido porque hay mucha contaminación en el hospital.

“Aquí ingresan muchos heridos, hay personas graves y mientras más personas ingresemos hay mayores riesgo para los pacientes de que se contaminen y que sus cuadros de salud empeoren, por eso creo que la medida hasta cierto punto es razonable”.

Leyda Gutiérrez, por su parte, dijo estar en desacuerdo con la decisión porque las personas cuando caen enfermas necesitan mayor apoyo de sus seres queridos.

“Lo que quieren es aislarlos, uno tiene la necesidad de verlos, pero lo más importante es que ellos necesitan el cariño de todos sus seres queridos, sus hijos, padres, hermanos y demás parientes, ellos están necesitados de cariño y mucho apoyo, esos detalles también son importantes para la recuperación”.

Aída Camejo también rechazó la medida y coincidió con Ramírez en que los convalecientes tienen derecho a compartir con sus familiares esos duros momentos. “No es justo, es una cuestión de acompañamiento al ser querido. En los momentos menos agradables, la familia tiene que estar siempre ahí apoyando al allegado”.

La medida forma parte del nuevo plan de seguridad que incluye el resguardo policial del hospital por parte de la policía del estado Lara, que fue lanzado el pasado lunes.

“La policía del estado Lara permitirá que tengamos mayor seguridad y control dentro del volumen de visitantes que se tienen permanentemente en las instalaciones del hospital”, indicó el director quien detalló que los uniformados, harán rondas en bicicletas para mantener un ambiente seguro dentro y evitar robo de vehículos y desvalijamiento en las instalaciones.

La medida incluye el control de armas de fuego en momentos específicos. “Contamos con detectores de metales, comunicación en las puertas mediante radio (fue rehabilitado este servicio) y así tendremos un mejor control de los visitantes y se podrá contar con orden y disciplina dentro de la institución”.

El viernes nuevamente Medina dijo que nada ha cambiado y que la medida busca mejorar la seguridad, que un familiar puede entrar cinco minutos y luego salir para que entre otro.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios