FOTOS: Pacientes renales alzaron su voz

Hugo J. Boscán | Fotos: Iván Piña |

Los pacientes renales continúan manifestando públicamente su angustia por la falta de atención por parte del Gobierno nacional que no les resuelve el drama que para ellos representa la falta de equipos de diálisis.

Este viernes, quienes acuden a la Unidad de Diálisis Barquisimeto, en la carrera 25, una vez más se encontraron conque no podrían recibir dialización porque el centro no ha recibido lo necesario para reactivar las máquinas existentes.

Allí acuden 600 pacientes en los dos turnos, cada semana, pero últimamente no han recibido el tratamiento correspondiente.En esa unidad, existen 11 máquinas averiadas, de las 50, esperando por los repuestos que el Gobierno nacional debe importar de Alemania, donde las fabrican.

Desesperados, muy temprano en la mañana se congregaron en la avenida Venezuela,  cerca del mercado Terepaima, exigiendo solución a su drama. Allí estaba Carmen Elena Heredia, quien llegó procedente de Yaritagua.

“Tengo cinco años con la diálisis, pero no la he podido recibir últimamente, y si no me la hacen me muero. Ya me estoy sintiendo muy mal”, dice con un dejo de angustia, postrada en una silla de rueda.También estaba Cristian Segura, quien a sus 19 años lleva dos padeciendo por deficiencias renales, dependiendo de las sesiones de diálisis para subsistir.

En su rostro ya se obsevan las consecuencias de la falta de purificación de su sangre por lo que este viernes se le veía más preocupado, temiendo lo peor cuando, prácticamente, está comenzando a vivir.Iris Romano también participaba en la manifestación en la avenida Venezuela.

“Yo llevo 8 años dializándome para seguir viviendo, pero tengo una semana que no la recibo y ya estoy sintiendo los efectos porque si no me purifican la sangre el cuerpo se resiste a funcionar como debe ser”, explica.

Pero también María Ramírez formaba parte del grupo que se atrevía a protestar cerrando la vía, pese a la presencia de uniformados de la Guardia Nacional que fueron enviados para dispersarlos.

Ella lo hacía en representación de su hija Yamileth, quien tiene una semana sin la diálisis y como madre está preocupada porque su salud se deteriora cada día.De la avenida, el grupo, a sugerencia del oficial que comandaba el piquete de la GN, quien se comunicó telefónicamente con la doctora Linda Amaro, iban y venían a la unidad.

Les informó que las dializadoras habían llegado a Maiquetía procedentes de Alemania y que enviarían 100 a cada unidad de diálisis de Barquisimeto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios