FOTOS Tramo de la carrera 22 no tiene nada para ser ideal

Hugo J. Boscán/Foto: Iván Piña |

Si alguien a quien usted conoce viene a visitar Barquisimeto, no se le ocurra invitarlo a pasar por la carrera 22 entre 24 y 25, en pleno centro, al lado de la iglesia San José, porque se irá inmediatamente ante el deplorable estado en que se encuentra ese tramo.

“Esto no tiene nada de ideal, como se afirma en la propaganda de la alcaldía, porque por aquí ya no se puede pasar ni en burro o a caballo”, afirmó un transeúnte mientras saltaba de charco en charco para llegar a la acera.

El conductor de una de las tantas busetas que por allí pasan a diario también se quejó por el desastroso estado en que se encuentra la calle, con huecos y zanjas de todos tamaños y profundidad, así como aguas negras y de otros colores.

Varias de las personas que trabajan o deben pasar a diario por el sector dijeron que en la alcaldía de Iribarren saben de la situación, pero pareciera como si esa cuadra no figurara en los planes de los operativos de bacheo.

El desastre de la vía obliga a los conductores de vehículos, sobre todo del transporte colectivo, a reducir al mínimo la velocidad para tratar de evitar daños, lo que origina un gigantesco congestionamiento automotor con la consiguiente alta contaminación ambiental que afecta, incluso, a quienes se encuentran en el templo en busca de paz.

De acuerdo a algunos, el problema no es nuevo pues comenzó cuando Hidrolara rompió la calzada para reponer una tubería, pero nunca la reasfaltaron y ahora, con cualquier lluvia que caiga sobre la ciudad, todo se convierte en un pantano, impidiéndole a las personas caminar sin el riesgo de resbalar y caer o al menos terminar bañadas por el salpicar de un carro conducido por cualquier “loco del volante”.

El alcalde Alfredo Ramos tiene la palabra, ordenando urgentemente la recuperación de ese tramo del centro para que no siga siendo un cáncer en su llamada Ciudad Ideal.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios