Habitantes de La Pastoreña exigen desalojar a invasores

En la mañana de este jueves, un grupo de habitantes del conjunto residencial La Pastoreña introdujeron un recurso de amparo para exigir la inmediata aplicación de una orden de desalojo contra los invasores que desde hace una semana ocupan un terreno de la urbanización.
La ocupación impulsada por los habitantes de Yacural, con miras a desarrollar un conjunto habitacional que permita solucionar su necesidad de vivienda, se considera ilegal y violatoria de derechos fundamentales como la propiedad privada.
Además de la introducción del amparo ante el Tribunal 5º de Control, los vecinos llevaron a cabo una protesta pacífica en la Plaza La Justicia para demostrar su descontento ante la actitud de las autoridades.
Ezequiel Rodríguez, habitante del conjunto residencial, señaló que el uso de la manifestación como instrumento de presión responde al incumplimiento de una decisión tomada por la Fiscalía Quinta desde el pasado sábado.
“No sabemos cuál es el motivo de este retraso, porque ya se ha hecho presencia ante los organismos correspondientes”, dijo.
Temor por el FRIO
Con la manifestación, los habitantes esperan que los trámites para el recurso de amparo sean manejados de forma expedita por los tribunales.
“Nos preocupa bastante que mientras pasan más días, los invasores toman más terreno. De hecho ayer (miércoles) nos dimos cuenta que gente del Frente Revolucionario de Inquilinos y Ocupantes (grupo FRIO) llegaron a apoyar a los invasores”, acotó.
Rodríguez señaló que ya en la paredes pueden leerse consignas que han sido utilizadas por el grupo, al cual consideran más violento que los ocupantes ilegales, por lo cual quienes viven en La Pastoreña temen por su responsabilidad.
No obstante, aún entre los vecinos se confía en una actuación de las autoridades. El martes sostuvieron una reunión con la alcaldesa de Iribarren, Amalia Sáez, quien luego de un cordial encuentro les habría garantizado que en un plazo de cuarenta y ocho horas el desalojo se llevaría a cabo, pero lamentablemente no fue así.
En estos momentos una tensa calma se vive en los alrededores de La Pastoreña con la amenaza latente de un nuevo conflicto.
“Ellos están en su lado, pero vemos que en la noche alumbran con linternas a los vigilantes que nos quedamos en la planta baja pendientes de cualquier cosa. También hacen ruidos y silbidos y hay bastante amedrentamiento psicológico por parte de ellos”.
Por su parte, la abogada María Isabel Bermúdez, también afectada por la situación, señaló que  además del recurso se solicitará ampliar la medida para lograr que las policías municipal y regional puedan ejecutarla.
Foto: Billy Castro

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios