Jóvenes quedaron sin derechos civiles y políticos

Los delitos atribuidos a más de 60 jóvenes detenidos el lunes, al día siguiente de las elecciones presidenciales, por solicitar el conteo de votos, claramente, fue una violación a los derechos y garantías establecidos en el texto constitucional.

Al hacer tal afirmación el doctor José Gregorio Zaá, especialista en materia electoral y quien ha venido defendiendo a los manifestantes, enfatizó que éstos fueron detenidos injusta, arbitraria e ilegalmente, producto de la actuación desmedida de funcionarios desalmados, quienes recibieron directrices del G-2 cubano y del oficialismo.

Aparte de los detenidos, hubo decenas de heridos quienes, auncuando no los llevaron presos, están sufriendo las secuelas de los perdigonazos, peinillazos, puntapiés y golpes propinados por los funcionarios quienes, algún día, tendrán que ser llevados a una justicia que se precie de tal.

Las detenciones fueron practicadas cuando los muchachos ejercían el derecho a la protesta contemplado en el artículo 68 de la Constitución.

El grupo de abogados demostró en la audiencia de presentación ante los tribunales de control números 1 y 9, a cargo de las abogadas Lina Rodríguez y Leila Li Zacarelli, respectivamente, las evidencias de los sitios donde estaban ubicados los ultrosos oficialistas y el exceso cometido por los funcionarios, inclusive los infiltrados cubanos.

No se puede justificar cómo fueron maltratados, vejados, golpeados, humillados, torturados y violentados los derechos de más de 60 jóvenes.

Pero, las acusaciones que les hicieron son por varios delitos: instigación, intimidación, ultraje, daños a la propiedad y resistencia a las autoridades.
Una vez que se les dictaron las medidas de presentación a los dete nidos ante los tribunales, han quedado privados de sus derechos políticos y civiles, porque se les prohíbe asistir a reuniones y a dar declaraciones en torno al mal tratamiento recibido de los militares.

Casos que llaman la atención

El doctor Zaá se refirió a varios casos que ameritan ser analizados por la violencia utilizada por los funcionarios:
-Emboscados por oficialistas. Un grupo de muchachos que se encontraba con las manos en alto en las inmediaciones de la avenida Venezuela con Morán fueron obligados a correr hacia la calle 24, donde los emboscaron elementos afectos al gobierno, que utilizaron todo tipo de objetos contundentes para agredirlos.

-Diputada herida en una pierna. Se trata de Erika Camacho, a quien le pegaron un perdigonazo de metal en su pierna izquierda por defender a los muchachos que habían entrado a las residencias Apamate cuando eran víctimas de una persecusión armada.

-La agresión de Carlos Dubrondt, hijo de un general fallecido en un accidente aéreo, que fue golpeado salvajemente por guardfias nacionales.

El Dr. Zaá manifestó que estos yi otros hechos han sido compilados para ser entregados al Ministerio Público, así como a otras instancias, porque se trata de casos muy graves que ameritan sanciones.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios