Otro aumento al agua en botellones

Hugo J. Boscán Foto: Luis Salazar |

Sin autorización alguna por parte de la Superintendencia de Precios Justos, nuevamente fue incrementado el precio del agua potable o mineral en botellones, sorprendiendo ingratamente a los consumidores.

Es el tercer aumento del producto durante el año que está concluyendo pues en enero lo vendían en 50 bolívares para llevarlo luego a 70, 100, 120 y hasta el 24, 150, pero este fin de semana, sin pronunciamiento alguno de la Sundde, lo subieron a 200.

Cuando los consumidores exigen explicación en los establecimientos encargados de la venta de algo que ya es de primera necesidad, el argumento es que el aumento proviene de las empresas procesadoras, no de ellos.

En Barquisimeto y Cabudare se distribuye agua en botellones de diferentes marcas, como La Mata, Celeste, Varyná, San Felipe o Paraiso, entre otras, y aunque hasta hace algunos meses había diferencia de precios entre ellas, últimamente, prácticamente los han unificado, aprovechando el poco o nulo control a nivel de embotelladoras, por parte del ente encargado de fijar el PVP a productos de tanta demanda como el agua embotellada, convertida en una necesidad en los hogares ante la poca confianza que sobre su pureza se tiene sobre la que llega por las tuberías.

Eso ocurre a pesar de las frecuentes afirmaciones de directivos o técnicos de Hidrolara según las cuales el producto que distribuye cumple con todas las normas de pureza necesarias para ser consumido con plena confianza.

Este domingo, en muchos de los establecimientos dedicados a la venta de agua en botellones, los exhibidores o estantes estaban llenos, pero de envases vacíos, esperando la llegada de los camiones cargados de las diferentres empresas procesadoras.

En la venta de agua San Felipe, en la urbanización Valle Hondo, una de las que mayor cantidad de envases de 25 litros vende a diario en Cabudare, sólo había reservas, lo que llevaba a las personas a proveerse ante el temor de que pasara a incorporarse el producto a la ya larga lista de desabastecimientos imperante en el país.

Lo hacían luego de haber recorrido varios sectores de Iribarren y Palavecino sin sustituir sus envases vacíos por los llenos.

“Esperemos que en enero la Sundde le ponga el ojo a la venta de agua en botellones porque, de lo contrario, van a llevar su precio a 500 bolívares o más”, manifestó un comprador que sólo se identificó como Samuel.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios