Suspendieron nuevamente trabajos de rehabilitación de vía Duaca-Aroa

Los usuarios de la carretera que une a los estados Lara y Yaracuy por el norte están obligados a seguir enfrentando a diario los peligros que representan las gigantescas fallas de borde que se han formado en los sectores Limoncito y Caraquita debido a que los trabajos de rehabilitación del sector se encuentran paralizados una vez más.
Como se ha denunciado en EL IMPULSO, en Limoncito se desplomaron más de cien metros de la vía quedando sólo un canal para el desplazamiento de los vehículos.
Eso significa que no puede haber tránsito automotor en ambos sentidos, lo que ha originado muchos problemas entre conductores impacientes que han quedado enfrentados en medio de la vía.
Allí, obreros y maquinarias del Ministerio de Tránsito Terrestre comenzaron hace unos cuantos meses trabajos de recuperación del canal derrumbado pero apenas hicieron parte de la canalización de la quebrada y de los gabiones y desde antes del carnaval desaparecieron y dejaron todo abandonado, incluyendo una máquina excavadora.
David Hernández, residente en el cercano sector Barrio Nuevo dijo que de noche no pueden dormir por  los frenazos de los carros y los choques contra las pipas que fueron colocadas como señales de peligro.
Eso está muy peligroso y nadie sabe cuándo volverán a venir a trabajar.
Temen los vecinos y los numerosos usuarios de tan importante arteria vial que en Limoncito ocurra lo mismo que en Caraquita, a pocos kilómetros, que dejaron inconclusa la obra de rehabilitación del tramo hundido.
Lo mismo piensa Asdrúbal Álvarez, del movimiento Crespo Activo, quien ha estado vigilante en el sector por tratarse de una carretera con permanente tránsito automotor, en peligro de quedar partida en dos por falta de interés de quienes manejan en Lara el ministerio al que corresponde mantenerla en buenas condiciones.
Dijo que cerca de Limoncito la quebrada comenzó a “comerse” también la base de la carretera y una creciente fuerte puede partirla en dos en cualquier momento si antes no interviene el MTT.
El puente
También se pudo observar esta semana la paralización de los trabajos en el puente Limoncito, en la vía que desde la carretera Duaca-Aroa se comunica con caseríos agrícolas como Guaiguayure, San Miguel, Santa Cruz y Quebrada de Oro, entre otros.
Como se informó, la base oeste de esa estructura se hundió pocos meses después de haber sido inaugurada  y hasta ahora, pese a las gestiones y anuncios de la alcaldeza Elizabeth de Valecillos, sigue en las mismas condiciones, sin permitir el paso de vehículos.
Apenas pueden pasar personas caminando y algunos motorizados gracias a que los mismos usuarios colocaron unas tablas para no tener que cruzar por el río.
Esos trabajos también estaban a cargo del MTT, desconociéndose si la paralización es por haberse agotado el dinero presupuestado o si están esperando que los mismos agricultores de la zona rellenen la hondonada existente entre la estructura metálica y la base.
Mientras tanto, los agricultores tendrán que seguir cruzando por la quebrada, algo imposible cuando se inicien las lluvias.
 
Foto: Elías Rodríguez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios