Trabajadores protegen agencia de Polar

Hugo J. Boscán Foto: Juan Brito |

Al cumplirse este domingo tres días sin recibir ni distribuir cerveza y malta, los trabajadores de la agencia de Polar en Barquisimeto se mantienen a la expectativa, vigilantes como medida de precaución ante cualquier intento de ingreso por parte de personas extrañas.

Las actividades en defensa de su fuente de ingresos y reclamo al Gobierno Nacional por la negativa de otorgar las divisas necesarias para importar la materia prima para la elaboración de cervezas y maltas no se han detenido.

Este domingo, en el estacionamiento de la empresa, en la avenida Libertador, el personal, acompañado de esposas, esposos e hijos, asistieron a una misa en la que se pidió la intervención divina para la solución a la problemática que les afecta.

Alexis Coutinho, gerente, informó que la agencia de Barquisimeto distribuía mensualmente cinco millones y medio de litros de cerveza y quinientos mil de maltas, a más de diez mil clientes en toda la entidad.

Eso significa, unas 700 mil cajas de 36 botellas de 222 cc.

La paralización de distribución en Lara afecta, no sólo a los 600 empleados directos de la agencia, sino también a 60 microempresarios o franquiciados (camioneros), además de sus ayudantes, y los minoristas, entre los que se incluyen madres de familia que expenden alimentos, con maltas, en pequeños puestos.

A nivel nacional, la paralización de producción de cerveza y malta afecta más de 10 mil empleos directos, 300 mil indirectos, 1.500 franquiciados y 180 mil clientes.

Pese al silencio por parte del Gobierno Nacional, entre el personal de Polar hay algo de esperanza porque la empresa reciba las divisas y pueda importar la cebada que necesita y eso lo exteriorizaron en sus oraciones durante el oficio religioso del domingo.

Niños preocupados

Kimber Pineda, trabajador con diez años en la empresa, confió que hasta sus hijos están preocupados por lo que ocurre y lo manifiestan cada mañana cuando le preguntan, “Papi ¿hoy tampoco vas a trabajar?.

Dijo que les mantienen en una incertidumbre grande por el silencio oficial, afectándoles a ellos como trabajadores de la empresa y a sus familias.

“El caso es que no sabemos qué es lo que va a pasar, porque se dicen tantas cosas que uno no sabe que hacer”, indicó.

Mientras se resuelva el problema, ellos permanecerán en la agencia, dispuestos a defenderla de cualquier intruso, pues han circulado rumores según los cuales grupos pro oficialistas estarían planeando una toma de las instalaciones, lo que no están dispuestos a permitir y por eso se mantienen en vigilia, estableciendo grupos que están resguardándolas permanentemente, día y noche.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios