Tres semanas sin despacho de gas en Santa Rosa

Rosmir Sivira/Foto: Juan Brito |

La mañana de ayer,  habitantes de Santa Rosa tomaron la intercomunal Barquisimeto-Cabudare, desde el entrada del pueblo  hasta la redoma de la virgen. La razón: tres semanas sin servicio de gas.

Molestos porque  por allí sólo se aparecen los ejecutivos regional y local, en enero, mes de la Divina Pastora, manifestaron que la zona no cuenta con alumbrado público y se ha convertido en “boca de lobos”. También presentan problemas de vialidad y las aceras están llenas de escombros por derrumbes.

Keibin Herrera, del sector Las Casitas de Santa Rosa, relató que no reciben gas desde hace tres semanas en estanterías comunales ni operativos.

“Nos dijeron que con las estanterías comunales se acabaría el bachaqueo de gas y que le garantizarían gas a las familias”, comentó Herrera, mientras otra persona, quien prefirió no identificarse, aseguraba que los representantes de los consejos comunales acostumbraban a vender a sus familiares y amigos las pocas bombonas que les despachaban.

En igual situación se encuentran los vecinos de los sectores La Lagunita y Calle Barquisimeto, también del pueblo de Santa Rosa, quienes manifiestan que deberían recibir el gas los días martes y viernes, pero este calendario no se cumple.

La molestia de las familias cobró fuerzas al enterarse de que la empresa de gas estaría realizando un operativo de venta en el sector El Turbio, también de la comunidad, pero no en el resto de los barrios.

Altos de Las Flores, comunidad en igual situación, habría secuestrado un camión con 100 bombona de gas, razón por la cual no habría llegado a La Lagunita el despacho de gas ofrecido por representantes del consejo comunal.

Le habrían pedido a los habitantes una colaboración de Bs. 25 para pagar a quien bajara las bombonas del camión, pero este no llegó.

En total son más de 400 personas afectadas, entre ellas niños, que han registrado problemas respiratorios, ya que las madres se han visto obligadas a cocinar con leña, a fin de preparar los alimentos para la familia.

“Uno no se puede ir con la bombona a hacer la cola, uno trabaja”, manifestó Elba Mendoza, habitante de La Lagunita, quien comentó que en su casa sólo comen “pan salado si se encuentra”, porque “el dinero no alcanza para comprar comida en la calle”.

Representantes de los consejos comunales aseguran que al llamar a la empresa les responden no tener gas.

Solicitan a la empresa encargada en la distribución de gas, que cumpla con los cronogramas y atienda a las comunidades.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios