Usuario denuncia lentitud en atención del HCAMP

Alejandra Hurtado | Foto: Archivo y Cortesía |

Richard Montes de Oca, hijo de una paciente que murió tras haber estado recluida 21 días en el hospital, calificó el trato que se les da a los pacientes de la sala de emergencias como “anti-ético”, donde no existe un médico encargado de cada paciente, sino un seguimiento desordenado y aleatorio de las personas que llegan en condiciones críticas.

El usuario amplió la denuncia, indicando detalles que percibió durante la hospitalización de su madre como la actitud a la defensiva del personal, la suciedad en la sala, los olores putrefactos y los desechos hospitalarios que no son limpiados inmediatamente por el personal, tales como vómitos, sangre y excreciones.

“Es una cuestión de ética. ¿Cómo es posible que los pacientes convulsionen, estén incómodos, presenten dificultades para respirar, entre otras cosas, sin que los médicos y las enfermeras hagan algo?”, expresó Montes de Oca, quien inisistió en las condiciones deficientes de salubridad en las que se encuentra la sala.

Montes de Oca afirmó que su madre, Petra Montes de Oca, de 78 años, presuntamente murió por la ineficiencia del personal al no actuar inmediatamente, cuando ella ingresó con una fuerte infección urinaria.

“Mi madre llegó con el diagnóstico de “shock séptico de punta de partida urinario”, la cual es una condición que debía ser tratada inmediatamente, y el médico que la recibió, el doctor José Antonio Pérez, esperó 6 horas para suministrar el antibiótico. Si hubiesen actuado más rápidamente, mi madre aún seguiría viva”, aseveró.

Montes de Oca declaró que luego de haberle suministrado el antibiótico, su madre ya se encontraba muy débil, lo que condujo a tres días de desmejoramiento, hasta que sufrió el paro cardíaco que causó su muerte.

Además denunció haber sido tratado indebidamente por el personal de la sala de emergencias, particularmente por el Dr. Ruy Medina, quien se encontraba en medio de una revista médica cuando la paciente desarrolló el paro cardíaco.

“Yo entiendo que hay crisis, no hay insumos y no hay personal suficiente. Pero no se justifica la indolencia de todos los médicos residentes”, declaró el denunciante, quien agregó que fue sacado de manera agresiva por los cuerpos de seguridad por órdenes del Dr. Medina.

Finalmente, Montes de Oca exhortó a los médicos del hospital, a ser más claros con los familiares de los pacientes, pidiendo que les anuncien anticipadamente si no podrán curar la enfermedad de sus seres queridos, de modo que puedan trasladarlos a otro sitio.

A raíz de la denuncia, otras personas han presentado quejas de manera anónima acerca de las condiciones de insalubridad dentro de la sala de emergencias, así como del trato por parte del personal médico y de seguridad.

En respuesta a la denuncia, el Dr. Ruy Medina aseguró que cuando los pacientes presentan un paro cardíaco, como era el caso de Petra Montes de Oca, el cuerpo de médicos se moviliza inmediatamente para reanimarlos, razón por la cual está prohibido el paso de familiares, los cuales obstaculizan el procedimiento.

“Yo mismo he dado órdenes para reanimar el paciente, y luego lo dejo con uno o dos médicos residentes. Es una costumbre que ha durado por 10 años”, expresó el director de Salud regional, explicando su reacción ante la situación de la paciente en cuestión.

Además, planteó que la revista médica consiste en revisar la historia y chequear los rasgos básicos del estado de salud, de cada uno de los pacientes. Por esta razón, no podía permitir la interrupción de Montes de Oca y “muy posiblemente” ordenó a la policía estatal que lo removiera del lugar.

“En el día atendemos hasta 90 pacientes en la sala de emergencia. Los pacientes son atendidos por los equipos de cirugía general, traumatología, neurocirugía, entre otros. Son 30 médicos en total, ojalá tuviéramos tantos médicos para ver a cada paciente de manera individual”, manifestó.

Del mismo modo, el doctor argumentó que los casos que ingresan a la sala de emergencias, son resueltos favorablemente en su mayoría, por lo que el equipo de médicos no da indicaciones de trasladarse a otro centro de reclusión médica, sin excepción.

“Nosotros no hacemos eso. En términos generales, podemos resolver el 98% de los problemas que nos llegan a las emergencias del hospital”, declaró el Dr. Medina, quien agregó que “simplemente, no hacemos cateterismos, tomografías ni resonancias magnéticas, ya que no poseemos los equipos especializados para estos procedimientos. Por ello se le avisa a los familiares cuando el paciente los requiere”.

Con respecto al por qué se esperaron 6 horas para suministrar el antibiótico a la paciente con choque séptico, el doctor declaró que desconoce el motivo, pues él únicamente se encarga de pasar revista y ofrecer sugerencias para los tratamientos de los pacientes.

Al respecto, el director del hospital, el Dr. Marcial Daza, declaró que las visitas de familiares no están permitidas, para respetar la privacidad de los pacientes. Por ello, es posible que sucedan malentendidos cuando estos se encuentran en el interior de la sala.

Del mismo modo, el Dr. Daza sostuvo que en el hospital se hace todo lo posible con los recursos que tienen, pues su misión es conservar la vida y el derecho a la salud de los pacientes.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios