Acribillan a sindicalista en el retorno de Santa Rosa

José Manuel Zaá | Foto: Ángel Zambrano |
ASESINAN A HOMBRE EN LA REDOMA DE SANTA ROSA 05052017 FOTO ANGEL ZAMBRANO

“¡Epa! Párate ahí”, habrían sido las últimas palabras que escuchó Juan de Jesús Pérez Lucena, como a las 10:00 de la mañana de este viernes, justo antes de recibir una ráfaga de disparos que lo dejó tendido, sin vida y debajo de su moto, sobre el asfalto de la Intercomunal Barquisimeto-Acarigua, poco antes del retorno de Santa Rosa.

En el sitio del suceso se podían apreciar al menos ocho casquillos de bala calibre 9 milímetros, regados en un tramo lineal de aproximadamente cuatro metros de asfalto.

Comentaron testigos del hecho que el hombre de 35 años conducía su motocicleta -marca MD y de color roja- cuando, diagonal a las letras corporeas de Barquisimeto, lo alcanzó una camioneta blanca, supuestamente marca Toyota y modelo 4Runner, desde la cual le dispararon.

A bordo de la moto también se encontraba un amigo del difunto, llamado Jorge Luis Colmenares.

“Lo hicieron desde el vidrio del copiloto. Después que cayó lo remataron. Soltaron como unos 20 tiros en total”, dijo un informante anónimo, quien explicó  que, mientras se perpetrada el aparente sicariato, varias personas en una parada del transporte público bastante cercana, lo divisaron todo.

El casco que cargaba quedó destrozado y tapando su cara. Su franela quedó agujereada por el paso de los proyectiles y su cráneo, según fuentes policiales, recibió al menos una de las balas.

 

Parrillero ileso

Increiblemente el parrillero de El Tati -como también conocían al hoy occiso-, resultó completamente ileso al ataque. Sufrió solo unos raspones.

Colmenares y la víctima fatal eran compañeros de trabajo en el mundo de la construcción, afirmó él mismo a EL IMPULSO.

Narró, de manera inexpresiva, que partieron de La Piedad Norte y tenían intenciones de cobrar un cheque en una entidad bancaria del centro de la capital larense, puesto que recién les habían pagado.

Sostuvo que logró sortear la muerte lanzándose de la moto después de ver la pistola asomarse por la ventana; no obstante, funcionarios de Polilara que acordonaron la escena del crimen lo esposaron, debido a que les resultó sospechoso que a Colmenares no lo hubiese alcanzado al menos una de las tantas balas percutidas.

 

Sindicalista del sector  construcción

Motorizados y familaires llegaron al lugar donde yacía El Tati. Mostraron pesar a reconocerlo.

Algunos indicaron que Pérez Lucena era sindicalista de la construcción, que vivía en La Piedad Norte y, tras su partida, quedan sin padre varios jóvenes.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios