Un disparo en el pecho le segó la vida a joven de 22 años

Karina Peraza Rodríguez | Foto: Iván Piña |

Cuatro años tenía Axel José Escalona Escalona, de 22 años de edad, trabajando con sus tíos quienes son dueños de una licorería y además tienen una empresa de envases plásticos. El joven se trasladaba en una camioneta Ford Eco Sport blanca la cual estacionó en la carrera 14 entre calles 54 y 55, zona oeste de la ciudad.

En el lugar los comerciantes tienen un depósito en donde guardan los envases y allí estaba Escalona Escalona retirando una mercancía.

Alrededor de las 10 de la mañana de ayer fue sorprendido por una pareja. Era un joven delgado de aproximadamente 18 años de edad, vestía una camisa de rayas blanca con azul y pantalones beige, la mujer que lo acompañaba era blanca, rubia, vestía unos pantalones rosados y chemise blanca.

Llegaron con intenciones de robarle la camioneta, pero el delincuente quien estaba armado de pronto disparó, lo hizo en dos ocasiones, uno de los proyectiles pegó en el vehículo y otro lo impactó en la parte izquierda del pecho.

“Ayúdenme, ayúdenme, no me dejen morir”, decía el joven mal herido. Uno de los trabajadores salió y comenzó a gritar pidiendo ayuda y en eso salieron los residentes de la zona y vieron a la pareja que escapaban y corrieron detrás de ellos. El trabajador lo montó en la Eco Sport y lo trasladó hasta una clínica privada ubicada en la carrera 15 con calle 55, en donde el joven ingresó con vida y a los pocos minutos falleció.

Paralelamente las personas de la comunidad perseguían al par de delincuentes y la mujer se refugió en un ambulatorio ubicado en la calle 55 con 13, de allí fue sacada por mujeres quienes la golpearon y otros se fueron atrás del asesino, pero este disparó al aire en repetidas oportunidades para evitar que lo atraparan, muchos retrocedieron y de esta forma logró escapar.

Funcionarios de la Brigada Motorizada de la Policía del estado Lara, llegaron al sitio y parte de la comunidad entregó a la mujer, la cual había sido golpeada. Las mismas personas de la comunidad cuentan que la mujer les pedía que la dejaran tranquila que ella iba a hablar y cooperar.

La joven que supuestamente andaba con el pistolero, fue identificada como Yurkys Coromoto Bastidas Graterol, de 29 años de edad, mejor conocida como La Yukita y dijo estar residenciada en el barrio Alí Primera, ubicado en la zona oeste de Barquisimeto. Se pudo conocer que la pareja de delincuentes fueron dejados minutos antes de cometer el crimen, en una esquina por un Chevrolet Malibú azul claro.

Sobre la víctima fatal su tío manifestó que era un muchacho bastante trabajador, único hijo, aún no tenía hijos pero deja a su esposa embarazada con siete meses de gestación. Residía en la avenida La Salle, específicamente en la torre 11 de residencias El Sisal, también zona oeste de Barquisimeto.

El cuerpo del joven fue trasladado desde la clínica hasta la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda por los sabuesos del cuerpo detectivesco.

Por el caso funcionarios de la Zona Sur del Eje de Homicidios del Cicpc comienzan a realizar las respectivas investigaciones con la finalidad de ubicar al asesino, se hizo la inspección del sitio del suceso, en donde se observó presencia de sangre, que sería de la víctima fatal. Además se entrevistaron algunos testigos, así como a la mujer que fue detenida, la cual posteriormente fue entregada al cuerpo detectivesco, quienes ahora manejan dicho procedimiento y estos la colocaron a orden del Ministerio Público.

 

Con gran prontuario

La mujer que fue detenida no es una joven sin experiencia, por el contrario, es alguien que ha recorrido largo trecho en su vida, y ha estado tras las rejas en un par de ocasiones. Hasta por Uribana ha pasado a quien es conocida como La Yukita.

La misma se hizo famosa porque era uno de los señuelos para el robo de vehículos. Su primera detención fue cuando apenas tenía 18 años de edad, en el mes de julio del 2006. A los dos días de ser detenida fue enviada a Uribana, por el delito de robo agravado de vehículo automotor en grado de frustración y uso de adolescente para delinquir, por el cual fue penada a tres años de prisión.

En el mes de diciembre de ese mismo año, le aprobaron un arresto domiciliario, medida que violó en octubre del 2007, para un lapso de 01 año, 02 meses y 21 días, es capturada el 10 de agosto del 2008 y al día siguiente le volvieron a otorgar la medida de arresto domiciliario en su residencia, en el 2009 le fue otorgada la medida de presentación.

En el mes de noviembre del 2010 fue detenida junto a otro joven en Pueblo Nuevo,  por distribución ilícita de sustancias estupefacientes y ocultamiento de arma de fuego, delito por el cual estuvo retenida hasta el 2012.

Tenía poco tiempo de haber salido de Uribana, la cual había pisado por segunda vez cuando en compañía de su hermano de 17 años de edad fueron hasta San Francisco y allí varios sujetos armados los interceptaron y le dispararon.

Su hermano falleció, pero La Yukita sobrevivió al ataque, el cual fue realizado el 12 de octubre del 2012, por una deuda por drogas. En el momento en que la mujer fue ingresada al Seguro Social Pastor Oropeza, le encontraron un envoltorio de presunta droga entre sus vestimentas.

La Yukita recibió arresto domiciliario, pues estaba herida de gravedad, había quedado en cama, hasta el punto que  usaba pañales, pero por lo que se pudo apreciar se recuperó y continuó en sus andanzas, en esta oportunidad tendrá que afrontar la ley por el delito de homicidio.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios