Extraña muerte de encargado de una finca de Gamelotal

Los familiares de Ramón Alberto Pérez, de 33 años, capataz de la finca Pilon Pong, de Gamelotal, jurisdicción del municipio Simón Planas, consideran muy extraña su muerte y esperan que los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) la esclarezcan lo más pronto posible
El hombre fue encontrado muerto la mañana del domingo, en la casa de la finca, por su hermana María Colmenares.
Tenía un tiro de escopeta en el pectoral derecho y estaba acostado en su cama.
Era hijo de María Francisca Pérez y el mayor de los 8 hijos de esta humilde mujer.
Estaba separado de su cónyuge con quien había procreado una niña, de 8 años.
María Colmenares, hermana del occiso, al hablar con los periodistas en las inmedaciones de la morgue del Hospital Central, mientras esperaba con otros familiares la entrega del cadáver, dijo que Ramón Alberto Pérez no tenía enemigos.
Aunque mantenía una relación con una mujer, no creen que se haya dado el tiro con la escopeta porque el cañón de ésta es muy largo.
El caso del mecánico
Los parientes de Alberi José Alvarado Peralta, de 27 años, mecánico, quien residía en la calle 48 con callejón Libertador, de la Cuesta Santa Bárbara, dijeron no saber cómo ocurrió la muerte de este trabajador.
Saben que la tarde del domingo había terminado de pegar una pieza plástica a una camioneta que reparaba en El Roble, de El Manzano, y estaba a punto de ponerla a probar cuando fue atacado a tiros.
La víctima era hijo de Alirio Alvarado y Mirta Peralta, siendo el mayor de 4 hermanos: dos hembras y dos varones. Era padre de tres niños, de 6, 3 y 2 años.
Cuando una periodista les preguntó qué les pedían a las autoridades, uno de los parientes ripostó: Da risa eso, porque no creemos en la justicia. Eso era antes, pero ahora ninguna muerte es castigada.
Hermetismo en los de Uribana
En los alrededores de la morgue estaban los familiares de los dos hombres que murieron el domingo en la cárcel de Uribana: Francisco García Vásquez Suárez y Joglis Antonio Olivares Olivares. El primero recibió múltiples disparos y el segundo falleció por heridas en el cráneo y otras partes del cuerpo.
Sus familiares se negaron a dar información alegando que sólo habían recibido las llamadas telefónicas desde la cárcel por otros internos la misma tarde dominical.
Dijeron igualmente que tenían cuatro años en presidio, pero no aportaron otros detalles.
Otros homicidios
Sobre la muerte del enfermero Jesús Alberto Rojas, cuyo cadáver fue encontrado cerca del Dren X, frente a la avenida Las Industrias, en la urbanización Rafael Caldera, al este de Barquisimeto, el Cicpc no tiene todavía detalles que suministrar.
Tampoco de la muerte de Juan José Martínez, de 31 años, quien estaba residenciado en la urbanización Américas, y dejó de existsir a consecuencia de múltiples heridas ocasionadas con un obje to contundente. Estuvo recluido en el Pastor Oropeza y al fallecer fue llevado a la morgue para la autopsia.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios