Familiares piden justicia para víctimas de cuádruple homicidio

José Manuel Zaá | Fotos: Iván Piña/Cortesía |
morguecita. 10/06/2017. foto ivan piña

Las víctimas fatales son de Sabana de Parra, estado Yaracuy, pero fueron encontradas en suelo larense; por lo que el Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) del estado Lara realizó el levantamiento de los cadáveres y será el ente encargado de las pesquisas.

Eran tres hermanos y un compadre. Estos desaparecieron, la mañana de este lunes, cuando caminaban.

Según contaron familiares a EL IMPULSO, los hoy occisos fueron vistos con vida por última vez cuando se dirigían hacia Santa Bárbara -Yaracuy- a coquear maíz. Todos eran agricultores y llevaban sus bolsos, botas y alimentos para la faena.

La noche del martes hallaron los dos primeros cadáveres, cerca del vertedero de Manzanita, municipio Simón Planas del estado Lara.

Se trataba de Alfredo Antonio Cuevas Mejía, de 24 años de edad, y Jaime Rafael Fuentes Pineda, de 31 años; quienes presentaban descargas de escopeta en el pecho.

Este viernes, a unos metros del primer hallazgo y entre el monte, en el sector Los Corales de Manzanita, encontraron a los hermanos Pablo José y José Gregorio Cuevas Mesa, de 29 y 24 años de edad, respectivamente. Las autopsias realizadas la mañana de este sábado concluyeron que todos murieron tras recibir una descarga de escopeta en la región torácica.

Los cuatro cuerpos estaban en estado de descomposición, por lo que las autoridades presumen que el cuádruple crimen fue perpetrado el mismo lunes.

El sepelio de Alfredo Antonio y Jaime Rafael fue realizado la noche de este viernes bajo la lluvia.

Exigen justicia

Sobre lo ocurrido, los dolientes de las víctimas responsabilizan a funcionarios de la Guardia Nacional y unos guajiros que custodian una cochinera del Estado, supuestamente llamada Inversio-nes Porcino y ubicada en el sector Guarabao de Yaracuy, por la cual debieron caminar los hoy occisos para llegar al sembradío del maíz.

“Los vecinos que vieron todo, dicen que los guardias los llamaron y los metieron a la cochinera apuntados. De ahí no los vieron salir más”, sostuvieron.

Destacaron que el accionar militar posiblemente responda a un hurto que se perpetró hace una semana en la cochinera, en el que fueron capturados cuatro ladrones. Otros cuatro escaparon y posiblemente sean los hermanos Cuevas Mesa y el compadre.

Sin embargo, allegados afirmaron que los difuntos estaban alejados del mundo criminal.

“Exigimos justicia porque eran personas trabajadoras, familiares y de sus casas”, sentenciaron en anonimato, tras aseverar que una de las víctimas fatales presentó señales de tortura.

Asimismo, los familiares no entienden por qué los dejaron tan lejos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios