Homicida de agricultor estaría aliado con el oficialismo

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Ángel Zambrano /Cortesía/Captura |

Todos hablan en voz baja sobre el crimen de José Gregorio Silva Barreto (36), quien fue ultimado en el caserío Guapa, el pasado 26 de febrero en horas de la madrugada.

Residentes del municipio Andrés Eloy Blanco comentan que quien cometió el hecho es un hombre que tiene poder y que está muy aliado con los oficialistas. Temen señalarlo, pues podría tomar represalias contra alguno; el mismo temor lo sienten los familiares de Silva Barreto quienes hasta ahora no entienden porqué fue asesinado este agricultor.

Con un misterio, tratando de que nadie la observara al hablar, una de las tías del hoy occiso rompió el silencio, no quiso identificarse teme por futuros daños, pero con un tono de voz un poco bajo y algo asustada comenzó a explicar que Silva Barreto estaba residenciado en el caserío Miracuy, donde se dedicaba a la agricultura, habría llegado al caserío Guapa del municipio Andrés Eloy Blanco, para ver a su padre. Las intenciones del hombre era vender una finca y quería que su padre lo ayudara. En vista que llegó fin de semana, su madre lo alentó a que se quedara y así lo hizo.

Unos amigos del campo invitaron a Silva Barreto a una fiesta que se estaría llevando a cabo en Miracuy. “Era algo privada, pero acá en el campo la gente no entiende eso y muchos llegan”, explica la dama.

El agricultor se fue a la fiesta, en la que hubo gran cantidad de personas, conjuntos musicales y entre ellas estaba como invitado un hombre del que la familia del hoy occiso indicó que andaba acompañado de varios escoltas “dicen que eran funcionarios y ese domingo cargaban dos camionetas negras y una dorada último modelo”.

Este hombre repentinamente habría sacado un arma de fuego y  disparó en contra de Silva Barreto. Un disparo en el pecho acabó con su vida.

Según contaron testigos a la familia, al hoy fallecido lo sacaron de la vivienda, lo arrastraron unos 20 metros y lo abandonaron en una especie de cuneta y desde lo ocurrido la fiesta se acabó. El crimen se perpetró alrededor de la 1 de la madrugada del domingo y no fue sino hasta las 3 de la madrugada que una persona de las que estaba en ese momento le avisó al padre de Silva Barreto sobre lo ocurrido, dando señales de lo sucedido.

Los testigos hablan, pero casi que entre dientes porque temen por lo sucedido, alegan que esta persona ya ha atentado contra la integridad de residentes de la población de Sanare.

 

No ha regresado

Los testigos identifican al presunto homicida como César Augusto Alvarado, indican que es imposible no reconocerlo si es que durante el 2013 fue candidato a la alcaldía de Andrés Eloy Blanco, por un partido oficialista, pero perdió la batalla contra Alfredo Orozco, quien se lanzó por el PSUV.

En algunos documentos encontrados en la página del Consejo Nacional Electoral (CNE), se consiguió el programa de gestión que presentó Alvarado para la Alcaldía, en donde expresa que es “chavista radical”

Entre otros documentos se encuentra la Gaceta Oficial N° 40.587 de fecha 23 de enero de 2015, que expresa que Alvarado fue nombrado como Director Ejecutivo de la Fundación Venezolana para la Prevención y Tratamiento del Consumo de Drogas (FUNDAPRET), cargo que por algunas informaciones ocupó hasta septiembre del 2016.

Al parecer el hombre tenía pretensiones de lanzarse como candidato a la Alcaldía de dicho municipio y según indican los pobladores de Sanare, Ever Escalona, el ex pran de Cepella, lo apoyaría.

Lo cierto es que Alvarado fue descrito como un hombre que suele acudir todos los fines de semana a la población de Sanare y está acostumbrado a compartir y hacer fiestas en las que no escatima recurso alguno, pero extrañamente no ha regresado más desde que se cometió el crimen.

Funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc Lara indagan el caso, hasta ahora no existe pronunciamiento alguno, pero se conoce a través de una fuente policial que este hombre fue mencionado por los testigos del homicidio.

Familiares de la víctima fatal imploran que se haga justicia, temen que la cercanía que pueda existir con personas del Gobierno, puedan hacer que la investigación no avance.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios