FOTOS: Joven utiliza una pistola .40 en enfrentamiento

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Karen Paradas/Cortesía |

Eran las 6:30 de la mañana y Juan José Pérez Torres, de 18 años dormía en la sala de la casa de su abuela. Allí fue sorprendido por una comisión del Eje de Homicidios del Cicpc y en un presunto enfrentamiento cayó abatido.

Se sintió una bulla, varios carros y motos se detuvieron en la casa número 25 ubicada en la calle Andrés Verde con avenida Cementerio del sector Raúl Leoni, de Los Rastrojos, municipio Palavecino.

Se bajaron de vehículos muchos hombres armados con chalecos antibalas y algunos con los rostros descubiertos. Tocaron la puerta de la vivienda de una pareja de ancianos de 78 y 75 años.

Los hombres eran funcionarios del Cicpc y según dijo María Lucia Silva, le pidieron a ella y a su esposo que desalojaran la casa. Ella no sabía que pasaba, no le dieron explicación. Así mismo sacaron a una de sus nietas de 13 años de edad.

Silva comenta que se fueron a refugiar en la casa de una de sus hijas, porque no los dejaban entrar a la casa, pero estaba angustiada porque adentro quedaron tres nietos. La esposa del menor de ellos junto a su bebé de un añito también fue sacada de la morada, todo fue muy rápido.

Posteriormente se escucharon muchas detonaciones, la señora de la tercera edad pensó que habían matado a todos sus nietos.

Sabía que su nieto de 18 años de edad, era buscado. Hace apenas dos semanas había llegado a la casa donde se crío . Dormía en un colchón matrimonial en la cocina de la casa, junto a su pareja quien tiene tres meses de embarazo y con su bebé de un año.

Según la versión policial una vez que ellos entraron y sacaron a la familia, el joven a quien conocen como Juancho, corrió para el patio y desde allí con su potente arma una .40, decidió no rendirse, la empuñó y disparó en contra de la comisión y se desató una balacera en donde fue neutralizado el joven con un disparo en el pecho.

El mismo fue sacado y trasladado hasta el ambulatorio de Cabudare, en donde falleció.
María Lucía Silva, dijo que su nieto era un muchacho muy callado, nunca contaba nada, desconoce si manejaba armas y explicó que a dos de sus nietos de 35 y otro de 18 años, se los habían llevado los funcionarios.

Así mismo indicó que era el menor de cuatro hermanos, que no niega que anduvo en malos pasos y que era aconsejado, pero el joven solo escuchaba y no contestaba nada, dice que actualmente estaba tranquilo.

Eliner Torres, comentó que la calle fue tomada por completo y los funcionarios no le daban información alguna, no sabían que pasaba, relata que supieron que su hermano lo habían matado porque se fueron hasta el ambulatorio y le dijeron que llegó un muerto y al trasladarse a la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda, lo identificaron.

Con sus ojos aguados expresa que no puede haber sido un enfrentamiento, pero también desconoce si su hermano estaba armado.

A sus familiares no le parece la forma como llegaron los uniformados a la vivienda y muchos menos la cantidad de funcionarios, destacando que en la morada no viven personas de alta peligrosidad.

En el patio de la casa se observó el charco de sangre donde cayó herido Juancho, los cuartos estaban revueltos, pues según los familiares del abatido fueron revisados por losfuncionarios del Cicpc.

Investigado por homicidio

Juancho fue detenido cuando tenía 16 años por el delito de porte ilícito de arma de fuego, le dieron un beneficio de presentación, al cual dejó de acudir, por lo que se encontraba solicitado.

Además sobre Juancho reposaba otra solicitud por el delito de homicidio intencional, la cual fue emitida por el Juzgado Primero de Control, y por ella debía ser ejecutada la aprehensión la mañana de ayer.

Según fuentes cercanas al procedimiento que fue ejecutado por el grupo del Este del Eje de Homicidios del Cicpc Lara, el joven estaba involucrado en el crimen de Kleiber Rafael José Castillo Perozo (36), quien era abogado y Teniente en situación de retiro, quien fue asesinado el 8 de diciembre del 2016 en la calle 5 con carreras 3 y 4 de La Mata, en el municipio Palavecino, al resistirse al robo de su moto.

En esa oportunidad fueron tres quienes intentaron robar al profesional del derecho, el mismo se encontraba armado y trató de enfrentar a los hampones, hirió a uno y fue en ese momento cuando los otros le dispararon en la cabeza y acabaron con su vida.

El Bebo fue el joven lesionado, tenía 16 años y fue detenido por Polilara y remitido al Centro Socio Educativo Pablo Herrera Campins, mejor conocido como retén de El Manzano.

Se logró fugar para hacer de las suyas y hace dos meses fue detenido por una comisión de la Guardia Nacional .

En este crimen también participó Amilcar José Araque Pérez alias El Pita, quien fue detenido por los sabuesos del Eje de Homicidios, la semana pasada, y aparentemente por él llegarían a Juancho, quien era el que faltaba por detener.

Reclutas de El Zorro

Según relataron residentes de la zona que no quisieron identificarse, estos muchachitos conforman una especie de banda nueva, la cual estaba liderada por El Bebo, quien es señalado de participar en al menos dos homicidios, aseguran que son sanguinarios.
Explican que crecieron con la gente de La Alfarería rodeados de jóvenes que estaban en la banda de El Zorro y sería este mismo quien los reclutó y los enseñó.

En el 2015 cuando se llevó a cabo la Operación para la Liberación y Protección del Pueblo (OLP) en La Alfarería y Primero de Mayo, entre los buscados se nombraba a El Bebo, Juancho, quienes apenas eran unos adolescentes de 15 años y hace rato actuaba con los grandes delincuentes.

Según informaron fuentes policiales son al menos ocho personas las que actualmente conforman la banda, que para ellos es de alta peligrosidad. Indican que son jovencitos que se manejan con armas de gran potencia, como la incautada está mañana al joven abatido.

En varios redes sociales de los amigos de Juancho se les pudo apreciar que los mismos andan armados, entre ellos El Bebo, así mismo entre las condolencias para el joven fallecido había una en donde expresaba que el jovencito había expresado sus ganas de que llegara diciembre para “hacer sonar la 40”, refiriéndose a la potente arma.

Los efectivos del Eje de Homicidios siguen tras la pista del resto de los integrantes de la banda.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios