Mueren atropellados por vehículo teniente del Ejército y enfermera

A la 1:30 de la madrugada de ayer, Ramón Antonio García (65), teniente del Ejército Bolivariano, salió de su residencia en El Malecón, se montó en su moto, una Bera León roja, perteneciente al Fuerte Terepaima y signada con las placas 012. El militar iba a darle la cola a su vecina Gladis Coromoto García (45), enfermera, quien luego de pasar un rato en casa de su madre, se dirigía a su vivienda ubicada en el barrio La Pastora, de la parroquia Unión.

Cuando el militar y la enfermera circulaban por la carrera 4, entre calles 11 y 12 de Barrio Unión, fueron atropellados por un vehículo del cual se desconocen las características y aparentemente les dio dos veces, derribándolos.

El militar tuvo fractura de cráneo  y murió de forma inmediata, mientras a la enfermera se le presentó  fractura en su pierna izquierda y una hemorragia abdominal.

Familiares se enteraron a través de una llamada que le hicieron a la hija de Gladis García desde el teléfono de la dama. Le explicaron que había tenido un accidente junto a otra persona.

Ambos fueron trasladados hasta el Hospital Central Antonio María Pineda. La enfermera, como aún estaba con vida, fue atendida en emergencia y a las seis de la mañana de ayer no soportó y murió.

Para robarlo

Compañeros de Ramón Antonio García se encontraban en las afueras de la morgue y relataron que hace diez o quince días, el militar vivió una experiencia similar por la misma zona: un vehículo lo atropelló para robarlo pero en esa oportunidad solo salió lesionado. En esta ocasión le robaron una pistola calibre 9 milímetros, es por ello que piensan que quienes se lo llevaron por delante iban con la intención de quedarse con el arma de fuego y por ello se dieron a la fuga.

Serán los funcionarios de Tránsito Terrestre quienes investiguen los hechos.

Eran muy queridos

El militar formó parte de las Fuerzas Armadas durante 25 años. Hace dos años ascendió como teniente y era jefe del Batallón de Milicia Territorial de empleo local, Coronel José María Blanco, del municipio Crespo.

El sábado estuvo presente en los ejercicios de entrenamiento convocados por la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI), compartió por última vez con sus compañeros, estuvo presente tanto en el liceo en donde se hacían los actos, como en una parada en el Obelisco.

Era una persona muy reconocida y respetada, iba a ser velado con su uniforme caqui de la Milicia.  Deja cuatro hijos huérfanos de padre, dos de ellos menores de edad.

Gladis García era licenciada en Enfermería. Tenía 18 años trabajando como enfermera en el Ipasme y fue descrita como una persona trabajadora, muy buena madre y amiga. Luzmila Giménez, su compañera de trabajo, manifestó que era una excelente persona.

Con su muerte quedan huérfanos cuatro hijas, dos de ellas menores de edad.

Los cadáveres fueron entregados la mañana de ayer a sus seres queridos. Compañeros del teniente se formaron y le rindieron honores al salir el carro fúnebre de la morgue. Los restos de ambos serán velados en El Malecón, la comunidad que los vio crecer.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios