Murió estudiante de Derecho baleado en la urbanización La Carucieña

Aproximadamente hora y media después de haber sido ingresado a la Emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, dejó de existir el joven estudiante de Derecho que había sido herido de un balazo cuando se encontraba en la urbanización La Carucieña.
Luis Ángel Mendoza, de 29 años, vivía en la calle 10 con 13, sector 2 de la urbanización al suroeste de Barquisimeto y había ingresado al centro asistencial cerca de las diez de la noche y falleció a las once a causa del orificio que presentaba en el cráneo.
Pocas informaciones se conocieron sobre la forma como le dispararon pues sus familiares se abstuvieron de aportar detalles a los medios de comunicación.
Sólo un hermano, funcionario de la Policía de Lara, dijo a sus colegas de la Brigada Hospitalaria que se encontraban frente a la casa y le dispararon desde un vehículo.
Esta versión está siendo cotejada por los investigadores de Homicidios del Cicpc que llamarán a declarar al testigo o a cualquier persona que pudo ver al autor del crimen.
No se ha precisado si a Mendoza en verdad le dispararon desde el vehículo o si el pistolero tuvo oportunidad de bajarse del mismo, acercarse y dispararle de cerca impactándole con el proyectil en la cabeza para, velozmente, abordar nuevamente la unidad y desaparecer del sector.
Posteriormente se dijo que el auto era un Chevrolet Corsa blanco, aunque esta versión no pudo ser confirmada.
Pero este sábado, de manera extraoficial, se informó que Mendoza era conocido como “El Muñi” o “Paíto”, y que, presuntamente, estaba involucrado con un grupo dedicado al secuestro de comerciantes árabes.
Incluso, se dijo que el joven formaba parte de un grupo delictivo encabezado por un sujeto conocido como “El Chongo”, que a fines del 2011 murió junto a un ex guardia nacional y otro individuo du-rante el rescate de un comerciante en Los Rastrojos, Palavecino.
También de manera extraoficial se conoció este sábado que el Cuerpo de Investigaciones Cientí-ficas, Penales y Criminalísticas, es-taba indagando su supuesta participación en otro secuestro de comerciante árabe ocurrido hace pocos meses en Barquisimeto.
No se descarta que el crimen haya sido cometido por miembros del grupo con el que estaba, presuntamente, relacionado.
Sin embargo, aun cuando no declararon a la prensa, algunos familiares han comentado entre amigos que se trataba de un joven sano, dedicado al trabajo y a sus estudios de Derecho, sin problemas con nadie.
No es la primera vez que en La Carucieña ocurre un asesinato con estas características por lo que sus habitantes han insistido en exigir un patrullaje policial más eficiente que ponga coto a los mismos por el peligro que representa para personas inocentes de perder sus vidas a causa de balas disparadas durante enfrentamientos entre grupos o individualidades rivales.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios