Se meten en su vivienda y le disparan frente a su hija

JMZ | Foto: Iván Piña |

Un cuarto hecho sangriento se produjo la mañana de este sábado al suroeste de la capital larense. En este caso fue ultimado de múltiples disparos en su vivienda y frente a su pequeña de 7 años de edad, un mototaxista que trabajaba en Los Cerrajones.

Su nombre era Miguel Antonio Rivero Rivero, tenía 26 años de edad y, según contó a EL IMPULSO la esposa de la víctima fatal en cierto estado de sosiego, tres sujetos se metieron a la casa en el barrio Colinas de José Félix Ribas para ajusticiarlo.

Estaba durmiendo

Contó la viuda de Miguel Antonio, Jenmir Aponte, que el hoy difunto salió a las 9:00 de la noche del viernes, abordó su motocicleta y salió de su rancho. Iba a reunirse con unos amigos para tomar algo de alcohol.

Como a las 3:00 de la mañana, contó, el hombre llegó a su vivienda para quitarse la ropa y meterse en la cama con su mujer y su niña.

El sueño de Aponte volvió a interrumpirse como las 5:00 de la madrugada, cuando escuchó que llamaban a su puerta airadamente, profiriendo algunas groserías.

Ella se vio obligada a levantarse y a abrir, puesto que los imprevistos visitantes pretendían violentar la puerta.

Cuando abre, se encuentra con tres sujetos que vestían con suéteres manga larga y capucha, y portaban armas de fuego cortas.

Uno de ellos la sometió y los otros dos fueron en busca de Rivero Rivero, quien apenas pudo levantarse del colchón y separarse de su hija, para después recibir en su humanidad no menos de cuatro proyectiles.

“No tenía antecedentes penales, ni consumía, ni nada. Era sano (…) No me imagino qué pudo pasar, no tenía enemigos”.

Aponte dijo que era el mayor de cuatro hermanos y tenían 12 años de relación. Además manifestó que esperaban una casa de la Gran Misión Vivienda Venezuela para mudarse del sector en el que tenían dos años viviendo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios