Violador en serie condenado a 23 años y 7 meses de prisión

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Ángel Zambrano/ Cortesía |

Hernán Ramón Tamayo Álvarez, de 49 años de edad, les desgració la vida al menos a quince mujeres según denuncias que llegaron al Ministerio Público. Tras algunas investigaciones comenzó a actuar desde el mes de julio del 2017 y el Cicpc Subdelegación San Juan lo detuvo el 18 de octubre de ese mismo año.

De las quince denuncias, solo se pudieron probar y sus víctimas reconocieron tanto al vehículo como al hombre en seis casos, que son de tres adultas y tres adolescentes.

Este hombre quien fue funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), estaba en condición de retiro y actualmente era comerciante, fue apresado y estaba en la Subdelegación San Juan, hasta el mes de diciembre, específicamente el día 17 se hizo efectivo el traslado para el Centro Penitenciario David Viloria, mejor conocido como Uribana.

Según una fuente interna del penal este hombre fue alojado en un área del penal, en donde se encuentran detenidos otros militares y funcionarios y al ingresar indicaron que fue detenido por droga, para evitar que fuera agredido, cuando la verdad es que estaba siendo procesado por violencia sexual agravada, que no es más que la violación. Ciertos privilegios tiene este hombre aseguran en el penal, indican que lleva su vida tranquila.

Cuando estuvo en la Subdelegación San Juan, recibía visita todos los sábados, como todos los detenidos, pero las únicas que iban eran sus hijas, su esposa nunca llegó a ir.

Admitió

Este 5 de enero fue sacado del penal el violador en serie y trasladado hasta la sede del Edificio Nacional, tenía su audiencia preliminar, la cual fue presidida por la Fiscalía Tercera, allí la juez evaluó todas las pruebas y los términos de las investigaciones, presentados a través de la acusación realizada el 5 de diciembre del 2017, ante los tribunales por la doctora Gloria Briceño, Fiscal 28 con competencia en Defensa de la Mujer, y se le seguía acusando por violencia sexual agravada.

Pero fue el mismo Tamayo Álvarez quien se sintió al descubierto ante tantas pruebas en su contra y decidió admitir los hechos, su pena estaba estipulada por alrededor de los 30 años que era la máxima, pero en consideración que él asumió su culpa y como está establecido en la ley, le dieron una rebaja quedando a pagar 23 años y 7 meses de prisión, siendo su sitio de reclusión Uribana, aunque al cambiar su condición de procesado a penado, debería ser trasladado a la Comunidad Penitenciaria de Fénix, cárcel construida para privados con libertad con condenas ya establecidas, según lo informó la propia Ministra de Asuntos Penitenciarios Iris Valera, cuando fue inaugurada y en todas las visitas que ha realizado en suelo larense.

Duro trabajo

Fuentes ligadas a las investigaciones indican que fue duro el trabajo para ubicar a este exmilitar que de la noche a la mañana se había convertido en un violador en serie y llevaba una doble vida, pues salía a hacer de las suyas en la mañana, sus horas predilectas eran 9, 10 de la mañana y 3 de la tarde, ya a las 5 más tardar estaba en su hogar junto a su esposa y dos hijas de 20 y 25 años de edad.

Según la información aportada por los sabuesos en aquel entonces el hombre abusó de su primera víctima en el mes de julio, ella no calló y denunció, fue la primera en aportar algunos números de la placa, posteriormente llegaron otras en agosto, septiembre, todas coincidían que se trataba de un Toyota Corolla gris y operaba entre la parroquia Juan de Villegas y Concepción.

Su última víctima fue pasado el 10 de octubre. Se trataba de una adolescente de 14 años de edad, a quien consiguió caminando, le ofreció la cola y en vista que ella no la aceptó se bajó, la amenazó con un cuchillo y la montó en su carro. Bajó los seguros, condujo hacia los lados de Preca, por la avenida Florencio Jiménez y tras colocar el cuchillo en su cuello, la obligó a desvestirse y abusó de ella, una vez que culminó, la dejó en la parada de Santa Rosalía, allí fue que esta jovencita con habilidad y valentía en su libreta copió las placas del vehículo. Cuando fueron a colocar la denuncia, coincidieron con la primera víctima y comenzaron a atar cabos y buscar pruebas, en dos días pudieron ubicarlo.

La fiscal 28, Gloria Briceño solicitó la orden de allanamiento que fue otorgada y al tenerla en mano, los efectivos del cuerpo detectivesco se fueron para la calle 8 esquina calle 4A de la urbanización la Nueva Paz.

Llegaron a la casa 301 y allí estaba el hombre, a quien arrestaron y además se localizó el vehículo incriminado en las seis violaciones: un Toyota Corolla del año 2012, color plata y placa AB702LF, así mismo se incautó un arma blanca tipo navaja, marca Stainless; un cuchillo de metal, marca Concord; un anillo de color plata; dos cargadores de pistolas, calibre 3.80 y 9 milímetros; dos municiones, calibre 3.80 y 9 milímetros; y un reloj marca Victorinox.

Es de resaltar que el violador en serie aún tiene tres casos por la Fiscalía 20 en materia de Protección Integral de la Familia, se trata de las adolescentes y por ello falta que se realice la audiencia preliminar, es posible que también asuma los hechos en dicho acto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios