Arquidiocesana: “Mujer de fe”

Mons. Antonio José López Castillo Arzobispo de Barquisimeto |

El Evangelio, nos muestra a María, como mujer de fe.
(Lc. 1,39-45)

De tal manera que ella vive de la fe, así cuando el Arcángel Gabriel le dice: “Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús”…María le dijo: Cómo será eso, pues no conozco varón… el Arcángel le contesta: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo, te cubrirá con su sombra, por eso el niño que nazca será Santo y llamado Hijo de Dios. He aquí que Isabel, tu pariente, ha concebido también un hijo en su ancianidad, y la que se llamaba estéril, está ya en el sexto mes” (Lucas 1,31-36)

El Arcángel le promete que de una parte, su hijo sería concebido por la acción del Espíritu Santo, y por otra, le daría como prueba además, el que su prima anciana Isabel concebirá un hijo. María acepta aquellas promesas, y tan pronto puede, va a visitar a su prima Isabel, para ayudarla en su parto y periodo subsiguiente. Ella tuvo fe para aceptar su embarazo en el Espíritu Santo, a pesar de la angustia que esto produjo en José; ella, aceptó en la fe, trabajar en la casa de Isabel, para ayudarla en el nacimiento de Juan.
María, tuvo fe, para creer que aquel niño hermoso, débil, que lloraba y sentía hambre, y que debía llevar en sus brazos, era el Mesías, el Hijo de Dios, el Dios y Hombre Verdadero. El Todopoderoso.

Ella aceptó en esa misma fe, asumir en su hogar, su misión de Madre, de esposa, todo conforme al Plan de Dios, dentro del misterio y muchas veces la oscuridad de esa misma fe.

María, ve crecer aquel niño, que sin embargo es el Salvador; ella, lo encuentra en el templo, en un dialogo con los Doctores de la Ley, y se lo lleva a su casa; y Él, siendo Hijo de Dios, le obedece y María, contempla complacida, la conversión del agua en vino, en las bodas de Caná. María en la fe, lo ve enseñar en las sinagogas y en las calles. Ella en la fe, lo acompaña en su agonía de la Cruz; ella está segura de que es el Hijo de Dios, pero lo recibe muerto en sus brazos. Ella participa del triunfo de su Resurrección. Ella en la fe está con los apóstoles en Pentecostés; ella fue asunta a los cielos, y hoy victoriosa, recibe el homenaje de todos sus hijos, que le decimos: “Dichosa por haber creído”.

Por eso, en esta Navidad, María desde el pesebre, es ejemplo de la mujer creyente de todos los tiempos. Que María Santísima, nos ayude a prepararnos en la fe, para una celebración de una navidad auténticamente cristiana y en familia.Que así sea.

Ruta de la misericordia

La Comisión Central Organizadora de la Visita 160 de la Divina Pastora a Barquisimeto a través de sus subcomisiones: Pastoral de Medios de comunicación social y Cultura religiosa católica, anuncia a todo nuestro pueblo la realización de la Ruta de la Misericordia.
Objetivo: En el marco del Jubileo extraordinario de la Misericordia convocado por el papa Francisco, que inició el 08 de diciembre 2015 al 20 de Noviembre 2016, hemos querido aprovechar la fecha del 14 de enero para vivir junto a nuestro pueblo creyente una síntesis de lo que se nos invita a realizar durante todo el año jubilar. Que mejor experiencia que recorrer el camino con María Divina Pastora “Misionera de la Misericordia”. “Misericordiosos como el Padre” Lc 6,36

En que consiste

La Ruta estará comprendida por una serie de estaciones (14), en la que viviremos una a una, de manera continua, las Obras de Misericordia Corporales y espirituales.

Obras de Misericordia

Espirituales
• Enseñar al que no sabe
• Dar consejo a quien lo necesite
• Corregir a quien se equivoca
• Perdonar a quien me ofende
• Consolar al triste
• Aceptar (Tolerar) los defectos y diferencias del otro
• Orar por vivos y difuntos

Corporales
• Dar de comer a quien tiene hambre
• Visitar a los enfermos
• Dar de beber al sediento
• Vestir al desnudo
• Hospedar al forastero
• Visitar al preso
• Enterrar a los difuntos

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios