Arquidiocesana 06-10-2013

“La fe, todo lo puede”

Creer en Dios, en la vida de un ser humano, es fundamental.

La fe es un don de Dios, que debemos apreciar entrañablemente.

Puesto que una vida sin fe, se transforma en una existencia vacía y sin sentido. Ya que no saber de donde venimos, cómo existimos, y hacia donde marcha nuestra historia, es desconcertante.

Para quien no existe Dios, le puede parecer igual el bien que el mal. Ni tampoco existe la eternidad, se puede plantear el para qué estudiar, para qué trabajar, incluso para qué vivir: si la vida es sólo un sueño y como se ha dicho, los sueños sólo sueños son.

Por ello, más de uno ha caído en la desesperación y el suicidio.

De ahí que sentir a Dios como Padre, como creador, que desea nuestra felicidad y realización, es sumamente vivificador.
Confiar en ese Dios papá, que nos exige, pero que desea nuestra libertad verdadera, es grande.

Ese Dios Padre, Bíblico, no es injusto con sus hijos, sino que es bueno y, sobre todo, misericordioso.

Ese Creador bueno no quiere el hambre y miseria de sus hijos, si no justicia y dignidad para todos ellos, ya que la marginalidad no es voluntad Divina, sino producto del pecado humano, de la maldad de esos seres humanos, unos por codicia y otros por pasividad e irresponsabilidad.

Ese Dios papá, desea que tomemos en cuenta, con sinceridad, sus valores y enseñanzas. Todo esto desde su palabra, Doctrina Cristiana y recta razón: eso es fe.

Sin verlo físicamente, pero sintiéndolo existencialmente a través de sus obras, eso es creer.

Qué grande el ser impulsado por la fe y confianza en Dios, el cumplir con el deber, el buscar el bien común y así construir una sociedad más humana y solidaria.

Desde esa perspectiva, es hermoso rezar, orar, comunicarse con ese Dios bueno y omnipotente, para darle gracias por tantas bondades, pedirle perdón por nuestras culpas, e implorarle luz para nuestros trabajos y proyectos.

Es también revitalizante, vivir desde muy dentro de los Sacramentos y la Palabra de Dios. Es además entusiasmante estudiar e indagar en nuestra fe católica, cómo ese análisis nos da razones para esperar y luchar; cómo nos hace sentir seguros, el vivir los valores de Cristo, valores tales como la honradez, la verdad, la justicia y la autenticidad.

Todo esto, hace que nos sintamos ciudadanos de la tierra, pero también del cielo.

Así pues, la fe, nos hace hombres nuevos y nos permite desde el Todopoderoso, ser “capaces de plantar árboles en el mar” porque para el que cree, nada es imposible.

Mons. Antonio José López Castillo
Arzobispo de Barquisimeto

Evangelio

(Lucas 17,5-10) En aquel tiempo, los apóstoles dijeron al Señor: “Auméntanos la fe”. El Señor les contestó: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decir a ese árbol frondoso: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”’, y los obedecería. ¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños, le dice cuando éste regresa del campo: ‘Entra enseguida y ponte a comer’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú? ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación? Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan; ‘No somos más que siervos, sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer’”. Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Santo Padre

‘Comunicación al servicio de una auténtica cultura del encuentro’

Tema del Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial
de las Comunicaciones Sociales 2014

Ciudad del Vaticano, 30 de septiembre de 2013 -Zenit.org- El mensaje del papa Francisco para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que se centra en la necesidad de favorecer además de en el encuentro personal, la belleza de todo lo que constituye el fundamento de nuestro camino y de nuestra vida, la belleza de la fe, la belleza del encuentro con Cristo, particularmente en esta época en la que gracias a las nuevas tecnologías la comunicación es en un cierto sentido “amplificada” y “continua”.

Texto:

“El ser humano se expresa sobre todo mediante la capacidad de comunicar. En la comunicación y a través de ella podemos, de hecho, encontrar otras personas, nos expresamos a nosotros mismos, nuestro pensamiento, aquello en lo que creemos, cómo querríamos vivir y, quizá lo más importante, aprendemos a conocer a las personas con las que estamos llamados a vivir. Una comunicación semejante requiere honestidad, respeto recíproco y esfuerzo por aprender los unos de los otros; exige la capacidad de saber dialogar respetuosamente con las verdades de los otros. Efectivamente, a menudo lo que inicialmente parecía “diversidad” revela la riqueza de nuestra humanidad, y en el descubrimiento del otro encontramos también la verdad de nuestro ser.

…La capacidad de compartir, reflejo de nuestra participación en el Amor trinitario creativo, comunicativo y unificante, es un don que nos permite crecer en las relaciones personales, que son una bendición en nuestra vida, así como encontrar en el diálogo una respuesta a esas divisiones que crean tensiones dentro de las comunidades y entre las naciones.

El Mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales 2014 invita a explorar el potencial de la comunicación en un mundo siempre conectado y en red, con el fin de que las personas estén cada vez más cercanas y se construya un mundo más justo.

Si no se perdona, no se ama
El perdón es algo tan grande y tan maravilloso que cura las heridas más profundas del alma

Muchas veces tenemos la idea equivocada del perdón y lo tendemos a confundir con humillarse cuando la realidad es totalmente diferente y la persona que perdona realiza un acto de amor y valentía al grado máximo que alguien puede experimentar.

El perdón es algo tan grande y tan maravilloso que cura las heridas más profundas del alma y es el paso decisivo a vivir en plena libertad abriendo y dando paso al amor verdadero. Un corazón lleno de rencores y resentimientos es prisionero y no podrá vivir la verdadera paz interior.

El perdón debe ser un estilo de vida, una idea concebida profunda dentro de cada uno de nosotros, que permita que el corazón permanezca en un éxtasis de gozo, alegría, amor, paz y libertad, que permita una convivencia diaria con los demás y que nos lleve a buscar la perfección y alcanzar la salvación. “En la medida que perdones, serás perdonado”.

Perdonar no significa que estamos aprobando o siendo permisivos con el mal causado, ni es tampoco hacer creer que es justo lo que no es. Perdonar es no desear condenar ni hacerle daño a quien me ofendió, no es tomar justicia por mi propia cuenta, no señalar la falta del otro, ni mucho menos reducirlo haciendo un juicio implacable, sino es mirar a esa persona con amor, con esperanzas con la certeza que Dios podrá sanarla y hacerla una nueva persona, generando un verdadero cambio en su vida.

Quien no perdona, jamás podrá amar, porque su alma y su corazón no reconoce sus errores y vive culpando a otros de ellos, arrastra y encierra un pasado dañando las relaciones presentes, viviendo lleno de dolor, amargura y tristeza, sin permitir abrirse a un futuro gozoso y con un corazón limpio que le permita amar de verdad.

El verdadero perdón puede liberar y superar el pasado, viviendo un camino de amor, verdad, y justicia, librando del sufrimiento, renovando las relaciones y permitiendo nuevas oportunidades de reconciliación y restauración con las personas a quienes hemos ofendido.

“El perdón personalmente experimentado, otorgado y recibido, da testimonio de que en nuestro mundo, el amor es más fuerte que el pecado”. Para que el perdón sea liberador debe pasar por un proceso que inicia: verdad (reconocimiento), arrepentimiento (pesar por el daño causado), publicidad (solicitar el perdón al ofendido), como consecuencia, compromiso de no volver a ofender y reparación (restablecimiento de la situación anterior).(P.Javier Abad).

Si se inicia y se lleva a cabo este proceso, el corazón se libera y se abre al amor incondicional, gratuito y comprensivo con sentido de justicia y respeto a los demás. La solidez de una familia es la base para aprender a perdonar. (P.Javier Abad)

Quien no perdona se castiga a si mismo haciéndose esclavo de rencores y resentimientos que pueden llevar al pecado, aislando a la persona por no poder expresar libremente lo que le está carcomiendo por dentro y va matando el alma lentamente.

En la cruz, Cristo dijo al Padre, “perdónalos porque no saben lo que hacen”, por lo tanto la manera más eficaz para lograr liberar el alma es acudiendo a quienes hemos ofendido pidiendo perdón, perdonando y buscando el perdón de Dios a través de una buena confesión. Recibiendo el perdón y la misericordia de Dios podremos amar con libertad y lograr que se extienda a nuestro prójimo: esposa(o), hijos, hermanos, que a la vez nos lleve a encontrar el camino hacia la vida eterna junto al Padre.

Al perdonar estamos diciendo: “te amo, conozco tu corazón, sé que eres capaz de perdonar y amar, sé que no eres así y que eres un ser maravilloso que puedes ser feliz y hacer feliz a los demás”
“La justicia con la verdad son presupuestos del perdón” Juan Pablo II
Fuente: catholic.net

Fechas Litúrgicas –mes de octubre

01 Santa Teresita del Niño Jesús, patrona de las misiones
02 Santos Ángeles Custodios
07 Ntra. Sra. Del Rosario
12 Ntra. Sra. Del Pilar, dia de la Evangelización en América Latina
18 San Lucas, Evangelista
28 San Simón y Judas, Apóstoles

Iglesia en marcha

Pastoral Vocacional –actividades-
• Domingo 06/10 convivencia Vocacional. 08:00 a.m., en el Seminario Mayor Divina Pastora, Km. 1 – vía al Manzano. Jóvenes con edad mínima de 15 años. (Solo Varones) Colaboración: 30,00 Bs Teléfono: (0251 2333050).
• Sábado 12/10 convivencia Vocacional. Centro Pastoral Mons. Críspulo Benítez, Av. Libertador. Jóvenes con edad mínima de 15 años. (Varones y Hembras). Colaboración: 20,00 Bs
• Domingo 13/10 convivencia vocacional. 08:00 a.m. Seminario Mayor Divina Pastora. Jóvenes con edad mínima de 15 años.(Sólo Varones) Colaboración: 30,00 Bs
• Domingo 20/10 convivencia vocacional. 08:00 a.m. Seminario Mayor Divina Pastora. Jóvenes con edad mínima de 15 años.(Solo Varones) Colaboración:30,00

Misa
• La Renovación Carismática Católica, invita a la Misa Arquidiocesana de Alabanza y Oración por los enfermos, celebrada por el Padre Rafael Chávez en la parroquia Santa Rosa (en el Pueblo de Santa Rosa) el día jueves 10/10 a las 6:00pm.

Orientación
• El Centro de Atención a la Familia de la Pastoral Familiar, asesora a personas, parejas y/o familias que requieran apoyo para resolver sus conflictos familiares. Citas: 0251-7190050

Viaje:
• A la Gran Sabana del 22 al 29/11. Invita la Parroquia Divino Niño El Trigal. Inf.: 0414-5254191 / 0426-7553857

Concierto:
• La Parroquia “San Antonio María Claret” celebra 90 años en familia claretiana.
El movimiento juvenil Ancla invita al concierto Juvenil en el estacionamiento de la Parroquia el día 19/10/ a partir de las 1:00 pm.

Curso:
• Caritas: cursos de: Computación para Adultos, Navidad (Foamy, Muñequería Country, Pintura en Madera), Peluquería, Inglés, Pirograbado en Madera y Tela. Teléfono: 0251 446 84 02. -Ayúdanos a ayudar, trae a nuestras oficinas tus donativos en alimentos, ropa y calzado en buen estado, dinero en efectivo, a diario a nuestras puertas se presentan los prójimos que necesitan de ti.
• El Ministerio Misionero de Peregrinación Recreación y Eventos “Divina Pastora” invitan a:
-Peregrinación a Isnotu celebración natalicio Dr. José Gregorio Hernández, la puerta – monumento virgen de la paz, fecha 26 y 27/10
-Peregrinación Basílica de Ntra. Sra. de Chiquinquirá (Maracaibo). fecha 17 y 18/11
-Paseo turístico a Mérida del 28/11 al 02/12. paquete todo incluido (alojamiento, desayunos, almuerzos, meriendas, cenas, transporte full equipo, guía turístico todos los días, entradas a todos los parques, museos). Información: 0426-4524381- [email protected] hotmail.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios