Arquidiocesana: “Eviten toda clase de codicia”

La riqueza no puede ser un absoluto. Es una herramienta para vivir dignamente, para socorrer a los más necesitados y así dar gloria a Dios. Por eso Deuteronomio 8, 7-10 afirma que, entendidas así las cosas, en la tierra que Yahvé promete a su pueblo, no debe faltar la riqueza de todo tipo. Dicen los comentaristas que la riqueza espiritual, cultural o material, es una dimensión buena, por cuanto desde la fe, ofrece autonomía, evita la mendicidad, nos aleja de los cobradores implacables, fortifica la amistad y solidaridad. Por supuesto que después de Dios, obtener poder adquisitivo es fruto también de amor al trabajo,, capacidad de riesgo, hábil prudencia y espíritu de resistencia.

Sin embargo esa riqueza, tiene verdadero valor si va unida y subordinada a la paz de la conciencia, a la justicia y a la salud (Eclo. 30,14). Ya que la riqueza no puede comprar el no morir, o el verdadero amor. La riqueza sólo es grande desde la Sabiduría Divina.

Dios que ama al hombre, cuando éste, de verdad, lo sigue, entonces le da verdaderas satisfacciones. En el desierto Yahvé alimenta a aquel pueblo, (Éxodo 16, 8-15) mucho mas será en la tierra de la promesa (Deuteronomio 11, 15), Dios es supremamente generoso; pero también es riqueza. Porque la gracia, la sabiduría y la bondad de Dios, todo ello también sacia desde el alma. Lo material se necesita. Dios da hasta la saciedad, por eso multiplica los panes, y llena doce canastos con las sobras. (Mateo 14,20)

Por ello no debemos olvidar que también existen riquezas injustas, llenas solo de codicia y maldad. Seguros de que las riquezas mal adquiridas, no se disfrutan, solo envilecen (Proverbios 21, 6). Es mal adquirida la fortuna que excluye a las grandes mayorías de dignidad: “ay de los que añaden casa a casa y juntan campo con campo hasta ocupar todo el espacio, quedándose como únicos dueños del país” (Isaías 5,8)

De esta manera, muchos avarientos “se han hecho ricos, grandes y gruesos” (Jeremías 5, 27ss), pero su maldad no tiene limites… ni reconocen el derecho de los pobres…su única riqueza es la codicia, son unos pobres seres humanos, que solo despiertan lastima.

Pero más pordioseros son aquellos ricos avarientos, que son tan insensatos que creen poder prescindir de Dios, se creen dioses, para colmo de su miseria. Ellos se apoyan en sus riquezas para violar el derecho, para oprimir al débil, para hacer lo que se les antoje (Salmo 52, 9). Pero esa riqueza mal habida y mal usada, será su propia sepultura (Proverbios 11, 28); caen en su propia prepotencia y soberbia.

Lo importante es repetir aquella oración de (Proverbios 30, 7-9) “solo dos cosas te he pedido, oh Dios, concédemelas antes que muera: aleja de mi la falsedad y la mentira, y no me hagas rico, ni pobre, dame sólo el pan necesario, porque si me sobra, podría renegar de ti y decir que no te conozco; y si me falta podría robar y ofender así tu Divino nombre” Por eso a los ricos de este mundo se les recomienda que no pongan su total confianza en riquezas precarias, sino en Dios que nos provee abundantemente de todo (1 Timoteo 6, 17)

No olvidemos que el dinero hace falta, pero que es un dueño despótico y despiadado. Nuestra fuerza debe ser siempre Dios, que nos enseñará a usar con dignidad la riqueza. Pero ésta debe tener también una función social.

El que de verdad cree en Dios, y posee poder económico, entenderá que tiene la misión de mitigar el dolor de sus hermanos, verdaderamente en necesidad.

La verdadera riqueza es también, aquella que se sabe compartir porque por otra parte hay “más dicha en dar, que en pedir” (Hechos 20, 35).

De allí que hoy el Señor nos diga: “Eviten toda clase de codicia” (Lucas 12, 15). Que así sea.

Mons. Antonio José

López Castillo

Arzobispo de Barquisimeto

S.S Francisco: “Dios nos salva, haciéndose pequeño, cercano y concreto”

CRACOVIA, 28 Jul. 16 / (ACI).- “Dios nos salva haciéndose pequeño, cercano y concreto”, aseguró el Papa Francisco, en su homilía en el segundo día de su visita apostólica a Polonia durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Cracovia 2016.

Esta predilección de Dios por los pequeños, explicó, se debe a que “se oponen a la ‘soberbia de la vida’, que procede del mundo”.

…Francisco subrayó que “ser atraídos por el poder, por la grandeza y por la visibilidad es algo trágicamente humano, y es una gran tentación que busca infiltrarse por doquier; en cambio, donarse a los demás, cancelando distancias, viviendo en la pequeñez y colmando concretamente la cotidianidad, esto es exquisitamente divino”.

El Papa alentó a volver los ojos a la Virgen María, que es “la escalera que Dios ha recorrido para bajar hasta nosotros y hacerse cercano y concreto; es ella el signo más claro de la plenitud de los tiempos”.

Francisco alentó a que “pueda cumplirse, para todos y para cada uno, un paso interior, una Pascua del corazón hacia el estilo divino encarnado por María: obrar en la pequeñez y acompañar de cerca, con corazón sencillo y abierto”.

Evangelio

Lucas (12,13-21): En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.» Él le contestó: «¿quién me ha nombrado juez entre vosotros?» Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.» Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: “¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha.” Y se dijo: ” derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha, y tendré bienes acumulados para muchos años; ” Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?” Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Iglesia en marcha

– El Centro de Atención a la Familia -CAF- te invita a que si tienes un conflicto o problema y quieres ser escuchado, llama al 0251-7190050
– Comunidad Alegres en el Señor, te invita a disfrutar de un paseo a la playa el día sábado 20 de agosto. Inf.: 0251-5114842

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios