Arquidiocesana: Jesús resucitado, el Gran Pastor

El Papa aconseja al cristiano cómo actuar frente a violencia y conflictos

VATICANO, 13 Abr. 16 / (ACI).-…“trabajar por una verdadera paz a través del encuentro entre personas concretas y por la reconciliación entre pueblos y grupos que se enfrentan desde posturas ideológicas contrapuestas…”. …la reflexión para relanzar el camino de la no violencia, y sobre todo el de la no violencia activa, constituye una aportación necesaria y positiva”.

La actitud del cristiano

“Sabemos que solamente considerando a nuestros semejantes como hermanos y hermanas superaremos las guerras y la conflictualidad”. …Uno de los principales desafíos es por tanto remover “el muro de la indiferencia” puesto que, además “la crónica de los últimos tiempos nos demuestra que si hablo de muro no es sólo para usar un lenguaje figurado, sino porque esta es la triste realidad”. …. la solidaridad constituye la actitud moral y social que mejor responde a la responsabilidad sobre las plagas de nuestro tiempo y a la interdependencia entre la vida del individuo y de la comunidad familiar, local y global”.

Jesús resucitado, el Gran Pastor

Jesús Muerto y Resucitado, es el Gran Pastor, es el Pastor por excelencia. Él cuida, cura y salva a sus ovejas; Él expió en su propio cuerpo, nuestros pecados sobre la Cruz, para que muertos para el pecado, viviéramos para la justicia; con sus heridas fuiste curado. Pues eran como ovejas descarriadas, más ahora han vuelto al Pastor y Guardián de nuestras almas (1Pedro 2, 24-25).

Ese pastor, es el Salvador, ya que su nacimiento en la pequeña Belén, realiza la profecía de Miqueas: “Y tú Belén, pequeña eres entre los clanes de Judá, mas de ti, saldrá Aquel, que ha de reinar en Israel…” (Miqueas 5,2)

A su vez, su misericordia infinita, manifiesta que Él es el Pastor anhelado por Moisés: Moisés habló al Señor: “Dios y Señor, tú que das la vida a todos los hombres, nombra un jefe que se ponga al frente de tu pueblo y lo guíe por todas partes, para que no ande como rebaño sin pastor” (Números 27, 15-17)

Por eso Jesús, viendo a las muchedumbres, se apiadó de ellas, porque estaban cansadas y decaídas como ovejas sin pastor (Mateo 9, 36)

Cristo pues, es el Cordero que conduce a los hombres a la fuente de la verdadera vida: “éstos son los que vienen de la gran tribulación y han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la Sangre del Cordero… Porque el Ángel, que está en medio del trono, será su Pastor y los conducirá a las fuentes de las aguas de la vida…” (Apocalipsis 7,14ss)

Jesús es el camino, porque conduce a sus ovejas a buenos pastos de Salvación

Confiemos en Cristo Muerto y Resucitado, quien nos conoce y nunca nos defraudará. En él encontraremos la verdadera paz y felicidad que buscamos. Él nos ha salvado Sigamos sus enseñanzas, porque Él nos dice lleno de bondad: “Yo soy la Puerta, el que entra por mí, se salvará” (Juan 10,9)

El Señor conduce a su pueblo

La Iglesia, en efecto es el redil cuya puerta única y necesaria es Cristo. Es también el rebaño cuyo pastor será el mismo Dios, como Él mismo anunció. Aunque son pastores humanos quienes gobiernan a las ovejas, sin embargo, es Cristo mismo el que sin cesar las guía y alimenta; Él, el Buen Pastor y Cabeza de los pastores, que dio su vida por las ovejas”. (Catecismo de la Iglesia Católica 754)

Mons. Antonio José López Castillo, Arzobispo de Barquisimeto.

Iglesia en marcha

  • El Centro de Atención a la Familia -CAF- te invita a que si tienes un conflicto o problema y quieres ser escuchado, llama al 0251-7190050.
  • Alegres en el señor, invita al curso de manualidades (bisutería en perlas y adornos) para niñas de 7 a 15 años, Inf. 0251-5114842.

Evangelio

Juan (10,27-30): En aquel tiempo, dijo Jesús: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

¿Cómo se debe orar?

Jesús nos lo enseñó: «el Padre que está en el Cielo “sabe lo que necesitáis, antes incluso de que se lo pidáis”». Por lo tanto, la primera palabra debe ser «“Padre”.» PAPA FRANCISCO. Misa presidida en la capilla de la Domus Sanctae Marthae., viernes 28 de junio de 2013.

Oración

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios