Arquidiocesana: “Planificación”

Mons. Antonio José López Castillo Arzobispo de Barquisimeto |

El camino de la improvisación, ha llevado a muchas personas al fracaso.

La falta de planificación, ha hecho perder tantos esfuerzos, y ha desperdiciado sobre todo ese tesoro que llamamos tiempo.

La falta de organización, no sólo es un gran error, sino que es una irresponsabilidad de gran magnitud.

A veces, podemos pensar, por qué yo soy tan creyente y me va mal en tal actividad o negocio.

Lo que no queremos ver a veces, es que a parte de coyunturas excepcionales, puedo fracasar, no por creyente, sino por mal administrador y desordenado.

El ser creyente, implica ser también planificador y buen estratega en gran ó pequeña escala.

Cuantas imprudencias, por no medir bien todo el conjunto.

A veces es fácil de echarle la culpa por ciertos desaciertos a la mala suerte, o que eso era mi destino, pues, la cosa no es tan simple.

Cuantas improvisaciones y desbarajustes que queremos esconder con aquello de la voluntad de Dios, descargando en Dios nuestros errores.

Creo que hay que diferenciar. Una cosa es la permisión de Dios, respetando el abuso de nuestra libertad y otra es la verdadera voluntad divina.

Por eso es muy importante planificar nuestro trabajo personal, familiar y comunitario.

Debemos saber que es lo que queremos, cual es el objetivo buscado, cuales son los medios reales para llegar a ellos, y junto a esto tener la capacidad de ejecutarlo, llevarlo a la práctica con eficiencia, pero entendiendo que ese trabajo se debe evaluar y rectificar constantemente.

Las cosas hechas a lo loco, no llevan a ninguna parte.

En cambio la organización, nos enseña a ver si vamos bien o si es necesario corregir el rumbo.

Dentro de ese espíritu planificador, se aunan esfuerzos, y se crea el trabajo de equipo, de participación y comunión.

Entonces, si se quisiera hacer un edificio, se deben hacer bien los cálculos para iniciar y terminar. Eso significa, ser responsable y ser exitoso.

Nuestra fe nos exige, junto a la gracia divina, ser buenos planificadores y responsables ejecutores.

 

Catequesis del Papa Francisco sobre la dignidad de las personas

Vaticano, 31 de agosto.- …cuántas veces nos sentimos interiormente descartados por nuestros pecados, … Y el Señor nos dice: “¡Confianza! ¡Ven! Para mí tú no eres un descartado, una descartada. Confianza, hija. Tú eres un hijo, una hija”. Y éste es el momento de la gracia, es el momento del perdón, es el momento de la inclusión en la vida de Jesús, en la vida de la Iglesia. Es el momento de la misericordia. Hoy, a todos nosotros, pecadores, que somos grandes pecadores o pocos [pequeños] pecadores, pero todos lo somos, ¡eh!, a todos [nosotros] el Señor nos dice: “¡Confianza, ven! Ya no eres descartado, no eres descartada: yo te perdono, yo de abrazo”.

Así es la misericordia de Dios. Debemos tener coraje e ir hacia Él; pedir perdón por nuestros pecados e ir adelante. Con coraje, … un descartado siempre hace algo a escondidas [alguna vez] o toda la vida: pensemos en los leprosos de aquellos tiempos, en los sin techo de hoy… pensemos en los pecadores, ¡eh!, en nosotros pecadores: siempre hacemos algo a escondidas, como … tenemos necesidad de hacer algo a escondidas y nos avergonzamos por lo que somos. Y Él nos libera de esto, Jesús nos libera y hace que nos pongamos de pie: “Levántate, ven. De pie”. Como Dios nos ha creado: Dios nos ha creado de pie, no humillados. De pie. La salvación que Jesús da es total.

Evangelio

Lucas (14,25-33): En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: «Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: “Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar.” …Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.» Palabra del Señor. Gloria a Tí, Señor Jesús.

Iglesia en Marcha

  • La Escuela Misionera Evangelizadora. (Nuevos Ministerios), participa que las inscripciones para los nuevos aspirantes, serán los días sábados 10, 17 y 24 de septiembre. (Los requisitos se informaran personalmente, acudir de 8.30am a 12m.)
PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios