Arquidiocesana: Vida Eterna

Mons. Antonio José López Castillo Arzobispo de Barquisimeto |

Jesús les dijo: “en esta vida, hombres y mujeres se casan, pero en la vida futura, los que sean juzgados dignos de ella y de la resurrección de los muertos, no se casaran, ni podrán ya morir, porque serán como los Ángeles e hijos de Dios, pues Él los habrá resucitado”. Lc. 20, 35-36

En este texto de Lucas se nos habla de la vida futura; no volverán a morir, serán como Ángeles.

En efecto, en el segundo libro de los Macabeos 7, 1-23 se nos dice que arrestaron a siete hermanos junto con su madre… cuando el segundo de ellos estaba para morir, le dijo al rey: asesino, tú nos arrancas la vida presente, pero el Rey del Universo, nos resucitará  a una vida eterna.

Nuevamente este joven anuncia en este texto revelado, la existencia de la otra vida, después de la muerte; una vida que si estamos con Dios, conforme a su voluntad, la obtendremos.

El tercer hermano declaró: de Dios recibí estos miembros y por amor a su ley los desprecio, y de Él espero recuperarlos. El manifiesta la convicción de que volverá a la vida, resucitará. Qué gran ejemplo de esperanza la que nos deja este hijo de aquella madre santa.

El cuarto joven, sometido a torturas, y a punto de expirar dijo: vale la pena morir a manos de los hombres cuando se tiene la firme esperanza de que Dios nos resucitará. Tú en cambio, refiriéndose al rey, no resucitarás para la vida.

Qué testimonio tan significativo, porque resucitarán los que fueron fieles al Señor, pero quienes rechacen a Dios, no vivirán resucitados, después de su muerte en el tiempo.

Por ello, el mismo Cristo, nos dice quien cree en mí, aunque haya muerto vivirá. Juan 11,25.

Por eso apreciados hermanos, tratemos de vivir como Dios manda, conforme a sus mandamientos, porque así Dios nos dará el premio de la salvación eterna, en una vida feliz para siempre. A veces alguien pudiera pensar que los pocos gozos de esta vida, sean superiores a los del cielo, y llevados por esto, pueden pensar que no existe la eternidad con Dios, y puede haber alguien que piense que todo termina aquí; y quizás no muramos, pero no es así, moriremos, y solo nos llevaremos las obras buenas que realicemos, en nuestras relaciones humanas. Pero la muerte existe y no es lo mismo el bien que el mal, porque habrá un juicio personal y universal, en donde quien realice el bien, podrá disfrutar de un gozo para siempre; pero quien actúe opuesto a la voluntad de Dios, si no se arrepiente, puede perderse para siempre.

Y esa vida eterna, es tan dichosa, para los que la puedan vivir, que el mismo Apóstol Pablo refiere en 1 Cor. 2,9: “ni ojo vio, ni oído escuchó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios tiene preparado para aquellos que lo amen”.

 

Sean sal y luz en medio de este mundo

Malmö, 01 Nov. 16 / (ACI).- El Santo Padre destacó que “como católicos formamos parte de una gran familia, sostenida por una misma comunión”.

El Papa animó …“a vivir su fe en la oración, en los Sacramentos y en el servicio generoso ante quien tiene necesidad y sufre. Los aliento a ser sal y luz en medio de las circunstancias que les toca vivir, con su modo de ser y actuar, al estilo de Jesús, y con gran respeto y solidaridad con los hermanos y hermanas de las otras iglesias y comunidades cristianas y con todas las personas de buena voluntad”.

Francisco recordó que “en nuestra vida no estamos solos, tenemos siempre el auxilio y la compañía de la Virgen María, que se nos presenta hoy como la primera entre los Santos, la primera discípula del Señor”.

“Nos abandonamos a su protección y le presentamos nuestras penas y alegrías, nuestros temores y anhelos. Todo lo ponemos bajo su amparo, con la seguridad de que nos mira y nos cuida con amor de madre”.

Evangelio

Lucas (20,27-38): En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.»

Jesús les contestó: «En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor “Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob.” No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús.

Iglesia en Marcha

  • La Parroquia Divino Niño, invita a una venta de garaje que comienza hoy domingo 06/11 y continúa los días 13, 20 y 27/11, a partir de las 8am, lugar salón Parroquial

 

  • La Renovación Carismática Católica Arquidiócesis de Barquisimeto, te invita a participar en el Festival “Cántale a Dios” 1er premio 15 mil Bs., y 2do premio 10 mil Bs., el 12/11/16 en la Capilla Sagrada Familia (car. 27 con calles 16 y 17 0424-5784437)
  • La Comunidad Alegres en El Señor, ofrece a los colegios y escuelas, el servicio de talleres y convivencias para estudiantes y personal. – 0416-6544477 /0251-5114842

 

  • Los Padres Jesuitas de Barquisimeto y la Red Ignaciana de Lara, invitan a un conversatorio sobre el Libro 100 años de Los Jesuitas en Venezuela, por el P. Joseba Lazcano, el 10/11, en el Centro Gumilla, a partir de las 3pm (calle 57 entre car. 22 y 22A) Entrada libre.
PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios