Cotidianas Alternativas

COLUMNISTAS PRESIDENCIABLES
Entre lo más destacados colaboradores columnistas, fijos, ocasionales, o espontáneos, de EL IMPULSO y de otros diarios, desde el comienzo de la etapa del periódico de Barquisimeto (año 1919), hasta hoy (ya en año 2012) los ha habido a quienes la Naturaleza los dotó de una especial personalidad política presidencialista; algunos de ellos pudieron sentarse en la Silla de Miraflores; otros estar muy cerca de ella, a punto de sentársele y que si no lograron tan elevado por lo menos tuvieron que conformarse con figurar como Ministros, Gobernadores (o Presidentes) de Estado, ser Embajadores y cuando más, figurar como pre-candidatos presidenciales, el caso del Dr. Eligio Anzola Anzola…
(Ni a que dudar que si Don Cecilio Zubillaga Perera hubiera nacido con estrella presidencial, poco esfuerzo le había bastado para llegar a esas alturas de la política venezolano. De que tenía “madera” presidencialista, por lo menos pocos dudamos).
…Desde aquellos cada vez más lejano9sdias de la muerte del Dictador General Juan Vicente Gómez (17 de Diciembre de 1935) y del General Eustoquio Gómez (21 de Diciembre de ese año 1935), hasta hoy, entre columnistas (la gente de la opinión), de EL IMPULSO, han figurado unos cuantos presidencialistas nada refractarios las tentaciones o simples “llamados” fatalistas burocratistas  de la alta política, ésa que suele aproximar al hombre a las más elevadas cumbres: Presidencia, Ministerios, Senadurías, Diputaciones, Embajadas, Secretarias privadas presidenciales, pre-candidaturas presidenciales, etc., especiales circunstancias permanentes, inagotables, inextinguibles, incesantes, que hacen pensar que es posible que de un momento a otro, ¿circunstancia inminente? –salga de los predios periodísticos columnisticos del Estado Lara el próximo Presidente Constitucional Democrático de Venezuela.
De estas posibilidades, presidenciales hay precedentes que acrecientan el optimismo al respeto. Es que el Estado Lara es tierra no solamente de músicos, poetas, historiadores, médicos, abogados, etc., sino también de periodistas columnistas presidenciales y presidenciables. El primer larense en llegar a sentarse en ese mueble que llaman La Silla de Miraflores, fue el General Víctor Rodríguez, nativo de Uriche, Caserío del Distrito Urdaneta, de la jurisdicción de Siquisique, pero no era periodista sino militar el señor Rodríguez, personaje a quien en 1899 se “paró” de ella para que se sentara “el cabito”, “o sea” el General Cipriano Castro.
El primer periodista larense en ser Presidente (aunque provisional) de Venezuela y sentarse en dicha fue el Dr. José Gil Fortoul, a quien se la presto el General Gómez durante poco tiempo para que fuera “Presidente Encargado”; también el Dr. Antonio Álamo, con “madera” presidencial, la tuvo cerquita, ‘`pero solo llego al Presidente de Estado y Ministro de Fomento, en tiempos del General J. V. Gómez; uno más fue el Dr. Rafael Caldera (de raíces afectivas larenses quiboreñas), dos veces Presidente; también el periodista Luis Herrera Campins se sentó de verdad en dicha silla, por elección popular (larense el DR. Herrera Campins, por afinidad y residencia) y quien no habiendo agarrado excesivo gusto se conformó con sentarse en ella una sola vez, habiéndola en cambio disfrutado por lo menos 23 veces su Ministro de Relaciones Interiores, ex –Gobernador de Lara, ex –Presidente municipal y ex –Diputado, Br. Rafael Montesdeoca, uno de los jóvenes articulistas esporádicos y políticos de EL IMPULSO más presidenciales que hemos tenido; y verdad también destacó al combatismo; inteligente y culto Dr. Ramón Escobar Salom, el gran columnista de la “Ventana de Papel”, el “ Rodrigo de Niebla” de la “Filo de Piedra” en “EL IMPULSO” , en la época de Pérez Jiménez ; ¿Y quién no supo de la calidad presidencial de los doctores Carlos Felice Cardot y Guillermo Morón, grandes historiadores y “Gente de EL IMPULSO”, tanto como la capacidad e idoneidad de los hermanos Esteban y Raul Agudo Freytez, consecuentes colaboradores espontáneos de este diario? ¿Y el Dr. Juan Carmona, atildado editorialista de vigorosa capacidad gerencial e ilustración, quien si hubiera sido político profesional, hasta la Suprema Silla hubiera llegado electoralmente? Silla de la cual estuvo demasiado cerca aquel otro columnista de EL IMPULSO llamado Virgilio Torrealba Silva, autor de los diarios “Toques de Diana”, quien tiempos de Presidencia del Contralmirante Wolfang Larrazábal fue Ministro de Relaciones Interiores. Y, para terminar, ¿acaso no fue en EL IMPULSO en los años del 1950 donde y cuando comenzó a escribir columnas de prensa semanales el vice-presidente de la Republica (Bolivariana) de Venezuela, Dr. José Vicente Rangel, de quien, por cierto se comenta que es nieto del General Juan Vicente Gómez, y a cuyo nombre lo barajan comentaristas jugando al azar para atinar a Presidente Encargado o sucesor posible en las actuales circunstancias que vive Venezuela. Larense por transitoria por transitoria residencia, la Historia no dice mentiras. J.V. Rangel Vale fue columnista de EL IMPULSO. ¿Qué?… ¿Y que tiene eso de raro? Ramón Guillermo Aveledo, Jorge Ramos Guerra, Ramón Querales, Luis Rodríguez Moreno.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios