Editorial: Porque les da la gana

La política del Gobierno en las más disímiles materias parece resumirse en una frase: Porque les da la gana. Cada paso en materia económica, política, social o internacional, es el resultado de estados de ánimos, de juicios emocionales, de pareceres, de chismes o documentos de extraños “patriotas cooperantes”, delatores, en el más refinado de los lenguajes, cuyos nombres jamás se conocen, pero sí sus reportes oficiosos, que sirven para meter presos a opositores o descubrir confabulaciones al mejor estilo del guión oficial.

Ejemplos sobran de esta política del “porque me da la gana”. Porque les da la gana, recortan el cupo a los viajeros, deciden cuál país deben o no visitar y de cuántos dólares disponer, olvidando, por ejemplo, que si la renta petrolera financia viajes gubernamentales y cuentas de dudosa procedencia como bien reportan los medios y organismos de investigación extranjeros (sin necesidad de acudir a “patriotas cooperantes”), bien puede cada venezolano aspirar, con sus bolívares bien ganados y convertidos en dólares, a dar una vuelta más allá de las fronteras nacionales. Pero luego, hay una contradicción: con cada periodo vacacional, el ministro o ministra de Turismo de turno, se jacta (o jactaba) de anunciar las estadísticas de los venezolanos, maleta en mano, saliendo de Maiquetía. Lo exhibían como un triunfo de la revolución, de la buena vida, del progreso y tantas otras bondades que ahora no les parece y, como les da la gana, deciden que no se puede viajar y si usted igual se empeña en hacerlo, debe operar con la banca pública, en concreto, con el Banco de Venezuela, “porque el Venezuela no nos va a robar”, palabras textuales del presidente Nicolás Maduro, con lo cual se infiere que el resto de la banca, pública y privada, está bajo sospecha.

El defensor del Pueblo llega a conclusiones todavía más asombrosas con esto de los dólares y, en el caso concreto de los estudiantes, “descubre” que muchos se forman en inglés y mandarín con divisas subsidiadas, como si fuera un delito. Olvida incluso la relación estratégica de este Gobierno con China y el potencial de un país bilingüe. Pero lo más dramático: contradice hasta al propio Presidente de la República quien, en una de tantas cadenas, habló de la necesidad de estudiar otras lenguas. Pero como les da la gana, sólo se hablará español así estemos peleados con España y contentos con los chinos. Porque les da la gana, no tendremos diputados al Parlamento Latinoamericano escogidos por elección popular. Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, se molestó muchísimo porque los del Parlatino (por supuesto, los de la oposición) llegaron a Panamá a la Cumbre de las Américas, “y no le pidieron permiso” y como le dio la gana, ofició al CNE para poner reparo y ahora resultarán escogidos imponiendo el dedo de quienes resulten mayoría en la próxima AN, asumiendo el chavismo que serán ellos. Y como les da la gana, ahora el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) tiene cifras bajo el brazo que no le cuadran a la MUD. Chúo Torrealba explica que por la vía de manipular los datos de población, pretenden dejar a la oposición sin diputados en sitios de reconocida mayoría con- traria al Gobierno. Pero como les da la gana, dos más dos ahora son tres y hasta las matemáticas dejaron de ser exactas. Como les da la gana, decidieron que el ingeniero Luis Vásquez Corro, hombre de reconocida trayectoria en la región larense por sus conocimientos en la materia eléctrica, es un conspirador y se lo llevan al Sebin por advertir que si la sequía persiste podríamos volver a tener crisis en Guri, cuando es hecho conocido y vivido por cada usuario, los prolongados cortes y deficiencias en esta área. Como les da la gana, la democracia ya no es el Gobierno de las mayorías, lo es de las minorías, en concreto, de quienes están en el poder, y ahora deciden si usted debe o no hablar, si usted puede o no disentir. Si usted puede permitirse un poco de libertad.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios