El Maestro Nano

Luis Fernando Yepez estudio primaria entre Carora, su ciudad natal y Maracay, el bachillerato en el Liceo Lisandro Alvarado de Barquisimeto y se graduó de economista en la Universidad de Wisconsin donde también obtuvo la Maestría y el PHD.

Recién egresado de bachiller fue redactor de El Impulso y brillante orador, distinguido por Jovito Villalba como el representante de la juventud urredista que abría la mayoría de sus mítines, ello le valió ser prisionero político de la dictadura y su posterior aislamiento en Carora.

Nos cuenta Alejandro Riera Zubillaga que en la apertura de las Ferias Ganaderas de 1957, siendo Nano Secretario de la Ganadera pronunció el discurso de bienvenida a los visitantes quedando de inmediato impactado Armando Tamayo Suarez, para ese momento Ministro de Agricultura y Cría, José María Riera y José Alejandro Riera se lo presentan con sus respectivas recomendaciones y el Ministro le pregunta ¿ Que estás haciendo acá en Carora?,administro un garaje, le respondió Nano…¿Y estas estudiando?..No, ya me gradué de bachiller…Entonces-le indicó Tamayo Suarez- vete a mi despacho que te vas con una beca a Wisconsin a estudiar Economía Agrícola.

En Estados Unidos estudió durante ocho años, se casó, tuvo tres hijos, fue profesor de la Universidad y puerto de entrada de centenares de caroreños a Wisconsosin.El Doctor Nano Yepez se convirtió así en la referencia más importante a nivel intelectual y profesional de varias generaciones caroreñas, las cuales asumieron la educación norteamericana como una alternativa accesible y cercana.

Y esta proximidad que creó el Doctor Yepez entre Carora y Wisconsin no cesó con su venida a Venezuela sino que se mantuvo y estabilizó porque Nano convirtió a su esposa Leonor en una caroreña y ella lo hizo un ciudadano de dos mundos que facilitó el fluir de intercambios entre personas de culturas antepuestas por el desierto y los lagos, paisajes antípodas que lograron acoplarse armoniosamente dentro de los espacios afectivos que creo Nano con su enjundia de sabio que todo lo explicaba con frases cortas y reveladoras.

La vida pública del doctor Luis Fernando Yepez pudieran explicarla bien algunos de sus cargos: Presidente Ejecutivo de Cadena Venezolana de Televisión, CTV, cuando era propiedad de los Volmer.Director Principal de la Distribuidora Venezolana de Azúcar. Director Gerente de Inlaca, Presidente del Banco Industrial de Venezuela. Presidente del Banco de Desarrollo Agrícola, Profesor de la Universidad Simón Bolívar, Presidente Fundador del Central Carora. Coordinador del circulo de planificadores de las empresas Volmer.Asesor de multinacionales…Pero éste  perfil de éxitos profesionales es apenas una aproximación a su esencia como ser humano que quiso entender la vida como un reto a la inteligencia y que para buscar verdades se hizo un intelectual denso con profundos conocimientos de Historia y de Teosofía.

Por ello detrás de su sempiterna bonhomía signada por lo coloquial se movía un Prometeo vigilante que con honesta irreverencia instalaba verdades arcanas sobre el escenario de mitos y convencionalismos, construidos por los sanedrines encargados de mantener la ignorancia colectiva como mecanismo para mantener controles sociales y políticos. Con este volcán de fuegos encriptados en su corazón el Doctor Luis Fernando Yepez se refugiaba en el Nano caroreño, gran capitán de rutas hacia lo ignoto que solamente podían transitarse con la alfombra mágica de la poesía. Amigos como Juan Beroes y Vicente Gerbasi, entre muchos otros intelectuales perseos, lo acompañaban en el Frisco en viaje hacia las voces primigenias del Cosmos.

Con esta personalidad que tenia fachada de hombre sencillo y cordial pero alma de sabio en constante peregrinar por sendas ontológicas Nano Yepez fue un maestro a quien nadie consideró como tal porque era muy amigo para ser ductor, pero fue el ejemplo que muchos afortunadamente emularon en beneficio de Carora y de lo que esta ciudad puede aportar a Venezuela. Economistas, ganaderos, abogados ,músicos, poetas, periodistas, médicos, escritores, banqueros…todos lideres en sus respectivas áreas se formaron en la fragua moral e intelectual que fue la vida de este gran caroreño, quien pudiera ser, al menos para quien escribe, el personaje, luego de Chío Zubillaga,con mas influencia entre sus contemporáneos dentro de Carora.

Su último discurso, pronunciado en honor a su amigo Adolfo Álvarez en el marco del homenaje que le hizo Asocrica a este último, fue una clase sencilla y magistral de sabiduría satori. Allí puso de rodillas al dinero, a la inteligencia, a los apellidos, a los títulos y a todo lo que pudiera significar o devenir en sacralizaciones sociales, para dignificar y exaltar en persona de su amigo de toda la vida, las grandes virtudes que han hecho de Carora una trinchera de esperanzas, el tesón y la bondad, la voluntad y el compromiso de hacer triunfar al corazón sobre la razón.

Murió el Doctor Luis Fernando Yepez, emerge ahora el torrente de su ejemplo expresado en todos quienes fueron sus alumnos sin [email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios