Extra Bases 04/06/2013

HACK Wilson empujó 191 carreras en 1930. Esa es la marca para una temporada de Grandes Ligas. Han pasado 82 años y tal registro es uno de los más apetecidos, aunque también de los más esquivos y lejanos. El ritmo de Miguel Cabrera, bárbaro como sabemos, da exactamente para remolcar esa cantidad. Tan difícil es llegar a dicha cifra de fletes que la triple corona luce más accesible… WILSON fue un buen pelotero, pero nada espectacular en su trayectoria. Entró a Cooperstown por el comité de veteranos e impelido por esa campaña inusual. Jugó solo 12 años en las Mayores y ahora mismo Cabrera ofrece mejores números globales que el centerfielder de los Cachorros en la tercera década del siglo pasado. Cuando aquel forzudo se elevó hasta las 191 producidas -dio 56 jonrones- tenía 30 años, como el aragüeño ahora. Después de eso una campaña de 123 enviados al plato y nada más. Ni antes ni después sobró los 31 cuadrangulares. Eso sí, en 1929 trasladó al pentágono a 159, como anticipando lo que venía… PERO volvemos a lo de siempre. Wilson solo jugaba de día, la mayoría de los viajes eran por tierra y a sitios cercanos. Los pitchers no sabían tanto ni tiraban tantas cosas distintas. Tampoco existían los especialistas del medio, los “setup” y los cerradores de oficio. Menos los scouts de avanzada ni las estadísticas científicas de hoy en día, suficientes para estudiar en detalle a un lanzador o a un bateador. Contra todo eso se enfrenta Miguel Cabrera. En su esencia la pelota es la misma, pero la verdad profunda es otra. Los récords son para batirlos, pero a este lo vemos a distancia, con telescopio. Qué bueno si ocurriera lo contrario.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*
POTENCIAL de 30-30. Carlos González muestra un ritmo intenso e importante tras el primer tercio de campaña. Los 14 jonrones hacen pensar conservadoramente en más de treinta al cabo de la zafra y los 12 robos -a dos de los 100- expresan una tendencia a rebasar también las tres decenas al finalizar el calendario. Solo en una ocasión -el fabuloso 2011- el marabino pasó de las 100 remolcadas, y ahora parece que esa meta será factible, a juzgar por los 36 fletes que tiene hasta el momento. Da la impresión de que CarGo está buscando más batazos de largo calibre, no solamente por su cantidad de vuelabardas. Es que también se ha incrementado la cifra de ponchados, 60 a la fecha. Dirá el marabino que cuando estuvo cerca de la triple corona, en el precitado 2011, lo retiraron por la vía de los strikes en 135 ocasiones, su mayor cantidad anual… PATRICK Corbin (9-0, 2.06) es una de las novedades de la temporada. Aún no ha cumplido 24 años este zurdo de Arizona con marca inmaculada hasta el momento. Anda en su segundo año en Grandes Ligas y los progresos son manifiestos. En el 2012 tuvo 6-8 con 4.54 de efectividad… VETERANOS en aprietos. Álex González (Milwaukee) -dejado libre ayer- no encontró la manera de batear (.177). César Iztúris, pasa por la misma contingencia (.161) y su hermano Maicer (.216) no termina de entonarse como acostumbra. Jesús Guzmán deambula en .198. Otro torpedero nativo, Asdrúbal Cabrera (.256, 25CE, 5HR), se preocupa por su elevado número de ponches (53 en 52 juegos). Tiene que pedirle consejos a Marco Scutaro (.329, 13CE), quien únicamente fue fusilado tres veces en los 100 turnos que consumió en mayo, con números de fábula en esa quinta estación del año (.420 y .473 de OBP). El yaracuyano no se ha robado base alguna. Tampoco tiene intentos… MARTÍN Prado toma su ritmo ofensivo. En mayo (.313) conectó para 96 puntos más que en abril… ROBERT Pérez cumple hoy 44 años y sigue tan campante.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*
LUIS Avilán (1-0, 2.45) se atornilla como hombre de los episodios siete y ocho en los Bravos. En las recientes seis salidas al montículo (3.2 innings) no le han conectado hit y solo dio un boleto. Trabaja básicamente con la recta de dos costuras entre 94-95 millas y agrega curva y cambio… LUIS Jiménez volvió a las andadas el fin de semana. Dio de 12-7 en tres juegos, sonó par de jonrones (12) y con cuatro empujadas arribó a 50, líder en la Internacional AAA. Es tercero en average (.348), cuarto en promedio de embasado (.421), segundo en OPS (embasado más slugging) con 1.024 y tercero en cuadrangulares (12). El puntero del segmento es Ernesto Mejía (15), quien despachó cuatro en los pasados ocho encuentros. El guanareño está tercero en producidas (45) y ha logrado repuntar en su ataque… GERARDO Parra (.311, 17CE, 5HR) hila seis partidos con imparables. El nativo de Santa Bárbara del Zulia no se ha bajado de los trescientos en este primer tercio de zafra. Su ofensiva en la parte alta de la nómina contribuye en grande para que Arizona siga en el tope del oeste… CARLOS Zambrano parece listo para mejores cosas. Sus diez innings sin carreras en el Clearwater clase A indican que al menos su brazo anda sano… VEA a Miguel Cabrera en Tampa, 28, 29 y 30 de junio. Infórmese por los teléfonos 0251-2551874 y 2550696. El bengalí sumaba ayer millón y medio de votos para el All Star, al galope en la Americana.
*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*
CARLOS Guillén devengó 69 millones de dólares en Grandes Ligas. Como buen afecto al gobierno actual tiene importantes negocios en el país, pero suena raro que esté en un cargo como la Dirección de Deportes de Aragua. Uno encuentra la explicación cuando se entera que le pidió el estadio “Pérez Colmenárez” a los Tigres, organización que lo ha cuidado y mejorado de una manera que genera elogios en los visitantes. “No hay peor cuña que la del mismo palo” sentencia un aforismo popular. Guillén es aragüeño y le debe todo al béisbol… ENTONCES, uno se pregunta si el versátil pelotero estará detrás de otra cosa. Algo así como la Gerencia General del club o hasta la presidencia. Sin olvidar que tiene los reales para comprar la divisa, tal como Magglio Ordóñez, su colega, excompañero de equipo y, como él, hombre clave del gobierno. Nadie dude que el oficialismo quisiera ponerle las manos por completo a la pelota profesional, cosa nada fácil por cierto. Lo malo es que experiencias como la liga bolivariana han demostrado simplemente una botadera de real aportado, claro, por PDVSA. Además, los estadios que directamente mantienen los gobernantes dan grima, se caracterizan por el abandono y la fealdad… PERO los tentáculos avanzan sin compasión y Guillén forma parte del grupo que quisiera tener bajo su égida a la pelota rentada. Por ejemplo, la mayor parte de los conjuntos que hacen vida en el balompié profesional son patrocinados por PDVSA, gobernaciones y alcaldías. Por supuesto, no tienen la estructura, la autogestión, los pilotes organizativos del béisbol, sustentado por su fuerza intrínseca como primer deporte nacional, regentado de manera diferente y apoyado por patrocinantes robustos. Pero a lo mejor Guillén y sus jefes se arrepienten y no intentan ese robo de base.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios